20 Citas Biblicas sobre el Purgatorio

Tomado de Convertidoscatolicos.blogspot.com

La doctrina de la Iglesia sobre el Purgatorio encuentra su fundamento en la Biblia cuando esta se sabe interpretar correctamente.  En este artículo daré una gran cantidad de citas a favor del purgatorio. No son argumentos explícitos y directos, pero si implícitamente podemos encontrar el concepto de una purificación posterior a la muerte, que es en lo que consiste el purgatorio.

1) 2 Macabeos 12, 43ss.

«Y habiendo recogido dos mil dracmas por una colecta, los envió (Judas Macabeo) a Jerusalén para ofrecer un sacrificio por el pecado, obrando muy bien y pensando noblemente de la resurrección, porque esperaba que resucitarían los caídos, considerando que a los que habían muerto piadosamente está reservada una magnífica recompensa; por eso oraba por los difuntos, para que fueran librados de su pecado».

Para la exégesis de la perícopa conviene advertir los siguientes elementos:

1) El autor inspirado alaba no sólo la acción, sino la persuasión de judas («obrando muy bien y pensando noblemente de la resurrección»), lo que no podría hacer si el modo de pensar de judas fuera falso.

2) Los elementos esenciales de ese modo de pensar son: A) que aquellos difuntos no han muerto en estado de condenación o enemistad con Dios («considerando que a los que habían muerto piadosamente está reservada una magnífica recompensa»); B) sin embargo, algo les falta todavía, de lo cual deben ser librados («para que fueran librados de su pecado»); C) todo ello se hace en orden a la resurrección para que en ella reciban la misma suerte que los demás judíos piadosos.

El texto del 2 Macabeos 12, 43-46 da por supuesto que existe una purificación después de la muerte.

Este libro es citado por Inocencio I en su Carta a Exuperio y San Agustin en su libro 18 de la ciudad de Dios capitulo 36. San Agustin lo vuelve a citar en De doctrina Cristiana I .2 c.8.

2) Mateo 12, 32:

“El que insulte al Hijo del Hombre podrá ser perdonado; en cambio, el que insulte al Espíritu Santo no será perdonado, ni en este mundo, ni en el otro”.

Sugiere que hay otro lugar y que la expiación puede suceder después de la muerte. Esto significa que en la otra vida hay pecados que sí se perdonan y otros que no se perdonan. Estos pecados que sí se perdonan en la otra vida ¿Dónde se perdonan?. ¿En el infierno? No puede ser por que en el infierno no hay redención. En el cielo tampoco, por que nada manchado entra allá (Apocalipsis 21, 27). Luego, debe un tercer lugar en la otra vida donde sí se perdonan.

Esta cita los padres de la Iglesia la usaron para probar el purgatorio. San Agustin en Ciudad de Dios 21:24,  San Gregorio Magno Diálogos 4:39, San Beda en Comentario sobre Marcos 3.

3) Mateo 18,34

En la parábola del oficial del rey que se rehusó a perdonar una pequeña deuda que le debían, aún cuando su amo le perdonó primero una deuda mucho más grande que tenía con él, “su señor, muy enojado, lo entregó para que lo castigaran hasta que pagara toda la deuda.”

Jesús obviamente habla de manera simbólica, porque nadie puede ganar dinero para pagar una deuda monetaria estando en prisión. Al dar esta enseñanza sobre la necesidad de perdonar a otros, Nuestro Señor se está refiriendo, de hecho, al Purgatorio.

4) Mateo 5, 25, 26. Lucas 12,58-59

“Cuando vayas con tu adversario al magistrado, procura en el camino arreglarte con él, no sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al alguacil y el alguacil te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo”.

En este pasaje Jesús hace referencia a un castigo temporal que no puede ser el infierno ni tampoco el cielo. En esta parábola, Dios es el juez, y si no nos hemos reconciliado con nuestro prójimo antes de ver a Dios, Dios nos pedirá cuentas por el mal que les hicimos.

Este texto es prueba del purgatorio, y es citado para probarlo por los santos padres: Tertuliano en De anima c.58, San Cipriano en Epistola 52:20, Orígenes en Homilia 35 sobre Lucas 12. San Jerónimo en Mateo c,5, San Ambrosio en Comentario sobre Lucas 12.

 5) Después del pecado de Adán, las puertas del Cielo fueron cerradas y nadie fue permitido a entrar (Juan 3,13) hasta que Jesucristo redimió la raza humana y abrió las puertas una vez más. ¿Dónde estuvieron los espíritus de Moisés y Elías, quienes aparecieron y hablaron con Jesús en la transfiguración? (Mateo 17,3) No podían haber estado en el Cielo puesto que estaba cerrado, y ellos habrían estado perdidos si hubieran estado en el infierno. Tenían que haber estado en un tercer lugar. Si hubo un tercer lugar entonces, ¿porqué no lo hay ahora?

6) 1Corintios 3,11-15.

«Pues nadie puede poner otro fundamento fuera del ya puesto, que es Jesucristo. Mas si uno edifica sobre este fundamento oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada uno se pondrá de manifiesto; porque el día lo descubrirá, por cuanto en fuego se ha de revelar; y qué tal sea la obra de cada uno, el fuego mismo lo aquilatará. Si la obra de uno, que él sobreedificó, subsistiere, recibirá recompensa; si la obra de uno quedare abrasada, sufrirá detrimento; él sí se salvará, aunque así como a través del fuego».

Será necesario advertir de nuevo que no se trata de buscar en este texto la idea desarrollada de purgatorio, sino su núcleo esencial. El texto trata del caso concreto de los obreros apostólicos, pero a propósito de ellos expone una doctrina de sumo interés:

1) Se trata de hombres que han edificado sobre el fundamento, que es Cristo, cosas de mayor o menor valor (v. 12), no de hombres que hayan rechazado ese fundamento como punto de partida de su construcción y trabajo.

2) El día del juicio se pondrá de manifiesto el valor de le que cada uno de ellos ha edificado (v. 13); el «fuego» de que se habla dos veces en este v. 13 no es el fuego del purgatorio, sino una imagen del juicio divino (adviértase que se ejercita no sólo sobre las materias deleznables, que no lo resisten y se incendian, sino también sobre las sólidas que lo resisten).

3) «Si la obra de uno, que él sobreedificó, subsistiere, recibirá [el que edificó tal obra] recompensa»; se trata, por tanto, de la hipótesis de premio inmediato, porque la obra era sólida y ha resistido el juicio divino.

4) «Si la obra de uno quedare abrasada, sufrirá detrimento»; el sujeto de «sufrirá detrimento» no es la obra que se abrasa, sino el que la edificó; la expresión «sufrirá detrimento» (v.15) se opone al «recibirá recompensa» del versículo anterior, y añade algo nuevo a la frase que le precede inmediatamente, «si la obra de uno quedare abrasada»; en otras palabras, el «sufrirá detrimento» no se reduce a que el operario apostólico ve cómo su obra se destruye, sino que implica una pena (en oposición a la recompensa).

5) Todo ello es más claro si se atiende a la metáfora final: «él sí sé salvará, aunque así como a través del fuego» (v.15); el detrimento que sufrirá no es tal que implique no salvarse; se salvará, pero con dificultad y angustia (de nuevo el fuego no es aquí el fuego del purgatorio, sino una imagen de situación angustiosa): «ellos serán salvados, pero no sin dolor y sin angustia, como se salvan a través de las llamas las gentes sorprendidas por un incendio repentino».

6) El fundamento nadie lo puede cambiar; ya está puesto y es Cristo Jesús. Pero, con estos cimientos, si uno construye con oro, otro con plata o piedras preciosas, o con madera, caña o paja, la obra de cada uno vendrá a descubrirse. El día del Juicio la dará a conocer porque en el fuego todo se descubrirá. El fuego probará la obra de cada cual: si su obra resiste el fuego, será premiado; pero, si es obra que se convierte en cenizas, él mismo tendrá que pagar. El se salvará, pero como quien pasa por el fuego”.

De manera que hay un fuego después de la muerte que, diferente al del infierno, es temporal. El alma que por allí pasa se salvará. A ese estado de purgación le llamamos el “purgatorio”.

Citado como argumento a favor del purgatorio por San Cipriano en Epístola 52:20,San Ambrosio en Comentario Salmo 116, Sermón 20, San Jerónimo en comentario Amós cap.4, San Gregorio Magno Dialogos 4:39 y Orígenes en Hom. in Ex. 4 .

7) 1 Corintios 15,29:

“De otro modo, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué pues se bautizan por los muertos?”

La palabra “bautismo” es utilizada aquí como una metáfora para expresar sufrimiento o penitencia (Mc 10,38-39; Lc 3,16; 12,50). Pablo escribe sobre una práctica entre los cristianos de “bautizarse” por los difuntos. El no la condena, si no que la exalta como válida porque demuestra fe en la resurrección.

Comparar 1 Corintios 15, 29 con 2 Macabeos 12, 44 y se verá la similitud.

8) Filipenses 2,10

“para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en los cielos, en la tierra y en los abismos…”

Comentario: “en los abismos” puede entenderse como una referencia al Purgatorio, cuyos habitantes, a diferencia de los del Infierno, mantienen su fidelidad a Cristo.

9) 2 Timoteo 1, 16-18

Que el Señor derrame su misericordia sobre la casa de Onesíforo; quien muchas veces me confortó y no se avergonzó de mis cadenas. Antes bien, luego que llegó a Roma, me buscó con gran solicitud hasta que me encontró. Que el Señor le de el hallar misericordia cerca del Señor en aquel día. Tú sabes mejor que nadie todos los servicios que me hizo en Efeso”.

Teniendo en cuenta que 1) san Pablo escribió esta carta en Roma; 2) que el apóstol habla de Onesíforo en tiempo pasado y hace recuerdo de él como quien ha muerto; 3) que distingue la oración por Onesífono de la oración de su familia; 4) que al final de la carta (4,19) saluda a la familia de Onesíforo y no al mismo Onesíforo, a pesar de que por el contexto se ve que éste no estaba en Roma, se deduce que dicho piadoso varón ya había fallecido cuando escribía el apóstol a Timoteo.

San Pablo oró por su querido amigo Onesíforo en 2 Timoteo 1:18,

“Concédale el Señor encontrar misericordia ante el Señor aquel Día.”

¿Para qué oraría Pablo por el muerto si pensara que su amigo estaba en el cielo o en el infierno?

10) 1 Pedro 3:19

“Y Él fue a pregonar a los espíritus que estaban en la prisión”.

Cristo predicó a los espíritus en prisión. ¿Cuales espíritus? ¿Cual prisión?

La prisión no puede significar Cielo, y las almas en el infierno están perdidas para siempre. La prisión debe significar un tercer lugar.

11) 1 Pedro 4,6 ,

“la Buena Nueva fue anunciada “hasta a los muertos”.

De nuevo, ¿quienes eran estos muertos? Revisar:

Hebreos 12,23 ” y asamblea de los primogénitos inscritos en los cielos, y a Dios, juez universal, y a los espíritus de los justos llegados ya a su consumación.”

l1) Judas 23

“a unos, salvadlos arrancándolos del fuego…”

Comentario: Sólo Cristo puede salvar a la gente del fuego del Infierno, pero nuestras oraciones y sufragios pueden ayudar a quienes sufren en el Purgatorio.

12) Apocalipsis 6:9-11

“Cuando el Cordero rompió el quinto sello, vi debajo del altar, con vida, a los degollados por anunciar la palabra de Dios y por haber dado el testimonio debido. Y gritaban con fuerte voz, diciendo: «Señor, que eres santo y siempre dices la verdad, ¿cuándo nos harás justicia y vengarás la muerte sangrienta que nos dieron los habitantes de la tierra?» Se les entregó entonces un vestido blanco a cada uno y se les dijo que esperaran todavía un poco…”

Comentario: Incluso las personas justas pueden necesitar purificarse de ciertas faltas, tales como el deseo de venganza (que es contrario a la enseñanza de Cristo del perdón). El hecho de que estas personas estén debajo del altar indica que aún no han alcanzado una membresía plena del Reino.

Es razonable deducir que si Dios es perfecto, entonces el Cielo tiene que ser un lugar perfecto donde nada imperfecto puede entrar (Apocalipsis 21:27). DIOS no se unirá a Si mismo a nada sucio.

13) Proverbios 17:3

“Crisol para la plata, horno para el oro; los corazones, el Señor mismo los prueba.”

14) Isaías 6,5-7

“…¡Ay de mí, que estoy perdido, pues soy un hombre de labios impuros, y entre un pueblo de labios impuros habito: que al rey Yahvé Sebaot han visto mis ojos!”. Entonces voló hacia mí uno de los serafines con una brasa en la mano, que con las tenazas había tomado de sobre el altar, y tocó mi boca y dijo: «He aquí que esto ha tocado tus labios: se ha retirado tu culpa, tu pecado está expiado.»

¿Que podría significar esto que no sea la purgación de los pecados a través del fuego?

15) Zacarias 13,7-9

“…¡Despierta, espada, contra mi pastor, y contra el hombre de mi compañía!, oráculo de Yahvé Sebaot. ¡Hiere al pastor, que se dispersen las ovejas, y yo tornaré mi mano contra los pequeños! Y sucederá en toda esta tierra – oráculo de Yahvé – que dos tercios serán en ella exterminados (perecerán) y el otro tercio quedará en ella. Yo meteré en el fuego este tercio: los purgaré como se purga la plata y los probaré como se prueba el oro. Invocará él mi nombre y yo le responderé; diré: «¡El es mi pueblo!» y él dirá: «¡El Señor es mi Dios!».”

16) Malaquias 3,2-3

“¿Quién podrá soportar el Día de su venida? ¿Quién se tendrá en pie cuando aparezca? Porque es él como fuego de fundidor y como lejía de lavandero. Se sentará para fundir y purgar. Purificará a los hijos de Leví y los acrisolará como el oro y la plata; y serán para el Señor los que presentan la oblación en justicia.

Este texto es citado para apoyar la doctrina del purgatorio por Orígenes en  Hom. 6 en Éxodo, San Ambrosio en PS 36,  San Agustin en  Ciudad de Dios lib. 20 cap 25.

17) Salmo 66:12

66:12 Hiciste cabalgar hombres sobre nuestra cabeza;

Pasamos por el fuego y por el agua,

Y nos sacaste a abundancia.

Este versículo es citado para apoyar la doctrina del purgatorio por Orígenes en Homilia sobre los Números 25 y por  San Ambrosio en PS 36, Sermon 3 en PS 118.

18) Lucas 16:9

16:9 Y yo os digo: Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, os reciban en las moradas eternas

Citado por San Agustin Ciudad de Dios 12:27.

19) Zacarias 9:11

Y tú también por la sangre de tu pacto serás salva; yo he sacado tus presos de la cisterna en que no hay agua

Citado por San Agustin como prueba del purgatorio, donde estaban los espíritus a los que Cristo liberó. Epistola 99 Ad Evodium.

20) 1 Juan 5,16-17

 El que ve a su hermano cometer un pecado que no lleva a la muerte, que ore y le dará la Vida. Me refiero a los que cometen pecados que no conducen a la muerte, porque hay un pecado que lleva a la muerte; por este no les pido que oren.

17 Aunque toda maldad es pecado, no todo pecado lleva a la muerte.

El apóstol aquí nos habla de dos tipos de pecado, los que llevan a la muerte y los que no, es claro al afirmar que toda maldad es pecado, pero no todo pecado lleva a la muerte, o sea, que no toda maldad lleva a la muerte, eso quiere decir que hay pecados que son veniales, y otros que son mortales. Sabemos que en el cielo no entrará nada manchado Apoc 21,27 ¿Que pasa con las personas que mueren con pecados que no son de muerte?  la única salida válida y no contraria a las escrituras es que se purifiquen antes de llegar al Cielo. Recordemos que para poder ver a Dios, debemos estar en Santidad Hebreos 12,14, si hay manchas por leves que sean ya no hay santidad, por ello es necesario purgarlas.
Jesus M. Urones Rodriguez

6 Comments

  1. Saludos, he revizado estos versículos y la verdad cualquier persona que no está clara y con bastos conocimientos de la Palabra de Dios cae en el error de afirmar que existe un purgatorio, creo que es un error solamente mostrar los textos que bajo sus porpias interpretaciones ustedes creen que afirman existir el tal lugar del purgatorio, peor porque no hablas de los textos que lo contradicen? eso sería mejor.

    1. Este comentario va en respuesta para labuenasemilla,
      cual texto lo contradice?
      Creo que lo mejor es decir que Dios es misericordioso y rico en misericordia y por eso no manda a todas las personas al infierno como resultado del Juicio sino que analizando con justicia los motivos de cada pecado decidió hacer pasar a cada una de esas personas por un purgatorio antes de estar listos para el Cielo. Esto nace de la gran misericordia que es propia de la naturaleza de Dios.

  2. Creo que hay tantas citas que lo sugieren como las que lo niegan. Basándose en la doctrina protestante se podría citar:

    “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio” Hebreos 9:27

    O sea: muerte y directamente cielo o infierno.

    Por otra parte muchoas de tus citas vienen de los libros deuterocanonicos, que siempre han estado inmersos en la polémica:

    “Como la Iglesia lee los libros de Judit y Tobit y Macabeos, pero no los recibe entre las Escrituras canónicas, así también lee Sabiduría y Eclesiástico para la edificación del pueblo, no como autoridad para la confirmación de la doctrina.” Jerónimo de Estridón

    “Pero debiera saberse que hay también otros libros que nuestros padres no llaman canónicos, sino eclesiásticos [Sabiduría, Siracida, Tobit, Judit, los libros de los Macabeos…], todos los cuales se han leído en las Iglesias, pero no se apela a ellos para la confirmación de la doctrina.” Rufino de Aquilea

    Saludos cordiales

    1. Hola:
      Como respuesta a Gurevich quisiera decir algunas cosas que me parecen interesantes.
      Si está establecido un juicio no hay porque asumir “directamente cielo o infierno” si la Biblia no contiene tal idea. Dios puede juzgar que la persona primero pasara X años en el purgatorio y luego irá directamente al cielo, y eso como resultado del Juicio, si así es su voluntad.
      Sobre la canonicidad de los libros deuterocanónicos, creo que la palabra deuterocanónico ya de por sí habla sola: pertenecen al segundo canón, y por tanto son canónicos. Hasta los ortodoxos, que son una iglesia tan católica y tan antigua como la católica los aceptan como canónicos, no entiendo por qué usted afirma lo que San Jerónimo no afirma, pues él se refiere a que no son libros del primer canón. No pienso que las declaraciones de Jerónimo y Rufino deban esgrimirse para negar las afirmaciones de esos libros. Si ellos confirman que las iglesias los leían en sus tiempos, ¿significa eso que las personas de la Iglesia no le daban ningún valor a su mensaje? Estoy seguro que si las personas de la Iglesia antigua los leían, no pensaban al modo protestante sobre ello. La misma Biblia muestra que hay muchas cosas que no se han escrito porque no cabrían los libros en el mundo si se escribiera toda la verdad sobre todo (Ejemplo versículo final del Evangelio de Juan).

      1. Estimado Yousdel:

        ¿Dice Ud. que la Biblia no contiene tal idea? Si la lee predispuesto de seguro no encontrará… Yo en cambio he buscado en ella con la mayor disposición, cosas asociadas al purgatorio como las Misas Gregorianas o Indulgencia Plenaria pero no los encuentros… si puede darme alguna cita no lo dude, pero algo conciso, no ambigüedades…

        Buscando a priori el purgatorio viene a definirse como doctrina en el Concilio de Basilea (1431-1445) creo, realmente no estoy seguro… quizá en alguno anterior… corríjame.

        En cuanto a los libros deuterocanónicos no somos quien para dictar su canonicidad. Pero no me puedes negar que siempre han estado envueltos en la polémica:

        “No se ha de ignorar que los libros testamentarios, tal como los han transmitido los hebreos, son veintidós, tantos como número de letras hay en entre ellos” ¬˂˂Orígenes˃˃

        Las citas del comentario anterior dejan claro que los propios padres de la iglesia tenían sus reservas sobre estos libros e instaron a no apoyar doctrinas en ellos.

        “…y si ella es llevada a leerlos no por la verdad de la doctrinas que contienen sino por respeto a los milagros contenidos en ellos, que ella entienda que no son escritos por aquellos a quienes son adjudicados, que muchos elementos defectuosos se han introducido en ellos, y que requiere una discreción infinita buscar el oro en medio de la suciedad.” ˂˂Jerónimo˃˃

        Jerónimo lo tenía claro. ¿O quizá se equivocaba? Si para Ud. no hay ningún problema con estos libros pues adelante… Yo tengo mis reservas…

        Por último, Juan 21:25 nos dice claramente que hay muchas cosas que no quedaron escritas, en este caso sobre la vida de Jesús, pero no por eso hay que dar veracidad a todo lo que aparece. No vaya Ud. a encontrar por ahí un evangelio perdido de Judas y creérselo.

        Saludos cordiales

        1. Estimado Gurevich:
          Si bien es cierto que en los libros protocanónicos de la Biblia, que son todos los que usted lee como no-católico, no aparece explícitamente la idea de un purgatorio tal y como la propone San Agustín , precursor en el que se basa Martín Lutero para proponer ciertas doctrinas, tampoco aparece la negación explícita de la idea. No puedo corregirle en cuanto a la historicidad de esta doctrina tanto como quisiera pues no estoy ducho en ello, a excepción de afirmar que es una doctrina más antigua que el cúmulo de las doctrinas protestantes aparecidas después de Lutero, sea que se contradigan entre ellas o no lo hagan. No puedo entender como durante aproximadamente 15 siglos la Iglesia de Cristo estuvo en tal oscuridad espiritual y nadie nunca fue levantado por Dios para corregir tantas cosas deficientes que impedían ver la luz, tal y como proponen los protestantes. Tanto católicos como ortodoxos siempre estuvieron de acuerdo durante esos casi 15 siglos, no entiendo la excusa que muchos han encontrado en Lutero para proseguir a causar cismas y sub-cismas sin darse cuenta que esa no es la voluntad de nuestro Padre Celestial. Por eso pienso que acudir a las sendas antiguas y por ende, buscar las doctrinas más históricas es lo que nos tendrá más seguros, pues se trata de la verdad que es lo más importante, y quien no considera con cuidado todos los aspectos antes de llegar a conclusiones puede concluir en terrible ruina, porque la verdad os hará libres, así que la verdad no es otra cosa que lo que debe tener el primado en el cristiano.
          Quien no acepta o rechaza de plano lo que su hermano en Cristo tiene que decir, o peor quien rechaza al mismo hermano, solo porque piensa diferente o porque no pertenece a cierta iglesia sino a otra, no puede estar encaminándose según Cristo por el correcto camino, que es el del Amor. Por eso, Dios está esperando a que todos digamos: “Bendito el que viene en Nombre del Señor”, porque ciertamente todos tienen una verdad que decirnos.
          Por ejemplo: El número de letras del alfabeto hebreo no puede limitar el número de libros inspirados del AT necesariamente, tiene que haber otro criterio más certero y lógico. La referencia de Orígenes debe referirse a los libros de nacionalidad hebrea, no al resto (recuerde que hay libros escritos en griego y se originaron fuera de Israel),y recuerde que la polémica sobre los libros del AT en tiempos de Orígenes no existía.
          Por su parte Jerónimo lo que trata de decirnos es que con suma cautela se puede encontrar el oro en medio de la suciedad. Puede que haya cierta variedad de opiniones entre los comentaristas como Jerónimo, y su opinión debe ser respetada, yo no conozco las obras que usted cita pues no estoy mucho, ya que soy de reciente incorporación a la Iglesia católica, pero una cosa es cierta, todo libro que contiene hechos históricos tiene verdades que transmitir, y todo libro de poesía y de sapiencia inspirado en la fidelidad a la Torá tiene cosas importantes que decirnos y la verdad tiene que estar entre sus líneas tratando de llegar a nuestro corazón para salvarnos. Usted puede tener sus reservas, y su opinión se le respeta de veras. Usted tiene libertad y yo también. Yo no baso mi fe en la existencia de un purgatorio en esos sagrados libros, lo baso en las declaraciones abiertas de Cristo en el Evangelio, esas mismas que algunos consideran cerradas por alguna extraña razón. “ponte de acuedo con tu adversario…no sea que seas echado en la cárcel. De cierto te digo que NO SALDRÁS DE ALLÍ HASTA QUE PAGUES el último cuadrante.” Mateo 5.25,26, así que hay un lugar del que se puede salir.
          El texto Juan 21.25 lo cité porque quiero evidenciar que hay muchas verdades que no están escritas en la Biblia, sino no cabrían en el mundo los libros sobre la verdad, creo que por eso existen los discos duros de los soportes informáticos.
          Espero me pueda entender. Salu2 y bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *