Fátima: Rezad mucho, rezad el Rosario

Tomado de infocatolica.com

¿Y tal como está el patio, qué remedio propone usted?

Muchos remedios son necesarios; pero uno de los principales –al menos así lo ve la Virgen– es el rezo del Rosario.

 

–La Virgen de Fátima llama a la oración y a los sacrificios

De los sacrificios ya  traté en el artículo (441) Expiación por los sacrificios. Veamos ahora la conversión por la oración.

La Virgen exhorta a la oración en las seis apariciones, y especialmente al Rosario. Por el pecado los hombres se alejan y separan de Dios. Por la oración se convierten a Él, vuelven al trato amistoso con el Salvador; buscan a Dios y lo hallan; expían por sus culpas; le piden perdón y gracia al Señor de la Misericordia, y son atendidas sus peticiones.

La Virgen María, en las seis apariciones de Fátima, ruega a los tres niños, y a través de ellos a toda la Iglesia, que «supliquen por la conversión de los pecadores»… «Rezad el Rosario todos los días» (1ª aparición). «Quiero que recéis el Rosario todos los días» (2ª). «Quiero que continuéis rezando el Rosario todos los días» (3ª). «Rezad, rezad mucho, y haced sacrificios por los pecadores…» (4ª). «Continuad rezando el Rosario» (5ª). «Quiero que hagan aquí una capilla en mi honor. Yo soy la Señora del Rosario. Continuad rezando el Rosario todos los días» (6ª).

Celebrando el Centenario de las apariciones, ¿atenderemos esta llamada de la Virgen al rezo del Rosario, tan urgente, grave e insistente? ¿La difundiremos?

* * *

El Rosario es la oración popular más venerable

Entre las oraciones populares, no litúrgicas,

  1. ninguna ha sido tan recomendada por la Virgen (Lourdes, Fátima).
  2. .–ninguna ha sido tan practicada por los santos… Santo Domingo, San Luis Mª Grignion de Montfort, San Pío de Pietrelcina: ««el rezo del rosario era su oración preferida: lo recitaba de continuo, misterio tras misterio, todo el tiempo disponible» (P. Leandro de Ocáriz, Pío de Pietrelcina, S. Pablo, Madrid 1999, 301).
  3. ninguna tiene una difusión tan grande entre los cristianos de la Iglesia latina, en el rezo privado, en familia, en parroquias y comunidades, en encuentros y peregrinaciones, en Reglas religiosas;
  4. ninguna ha sido tan recomendada por los Papas. Son muchos los documentos del Magisterio pontificio dedicados al elogio del Rosario. Destaco a León XIII, que le dedicó numerosos textos, especialmente la encíclica Supremi apostolatus officio (1884); San Juan XXIII, Il religioso convengo (1961); el beato Pablo VI, Marialis cultus (1974 = MC); San Juan Pablo II, Rosarium Virginis Mariae (2002 = RVM): «el Rosario es mi oración predilecta. ¡Plegaria maravillosa! Maravillosa en su sencillez y en su profundidad» (RVM 2).

«Algo tendrá el agua cuando la bendicen». …Continue reading

Los demonios tiemblan ante la presencia real de Cristo en la Eucaristía

Tomado de es.aleteia.org

Una reflexión a partir del robo de una hostia consagrada por un grupo de satánicos

Hace unos años, escribí sobre una experiencia poco común que tuve al celebrar la misa: una persona, atormentada por una posesión demoníaca, salió corriendo de la iglesia en el momento de la consagración. Volveré a hablar de este caso un poco más adelante.

Me acordé de este hecho por la noticia sobre un culto satánico de la ciudad de Oklahoma (EUA) que robó una hostia consagrada de una parroquia y anunció que la profanaría durante una “misa negra” que se realizaría ese mes de septiembre.

El arzobispo de Oklahoma, monseñor Paul Coakley, procedió con una acción judicial para impedir el sacrilegio y exigir que el grupo devolviera la propiedad robada a la Iglesia. Monseñor Coakley resaltó, durante el proceso, que la hostia sería profanada de la manera más vil imaginable, como ofrenda hecha en sacrificio a Satanás.

El portavoz del grupo satánico, Adam Daniels, declaró: “Toda la base de la ‘misa’ (satánica) es que tomamos la hostia consagrada y hacemos una “bendición” u ofrenda a Satanás. Hacemos todos los ritos que normalmente bendicen un sacrificio, que es, obviamente, la hostia del cuerpo de Cristo. Entonces nosotros, o el diablo, la volvemos a consagrar…”.

A la luz del proceso judicial, el grupo devolvió a la Iglesia la hostia consagrada que había robado. Gracias a Dios.

¿Pero usted observó lo que el portavoz satánico declaró sobre la Eucaristía? Al hablar de lo que sería ofrecido en sacrificio, él dijo: “…que es, obviamente, la hostia del cuerpo de Cristo”.

Por más grave y triste que sea este caso (no es el primero), estos satánicos explícitamente consideran que la Eucaristía católica es el Cuerpo de Cristo. …Continue reading

Gracias a una santa disfrutas de la cerveza tal como la conoces, y su aportación salvó muchas vidas

Tomado de religionenlibertad.com

La cerveza es una de las bebidas preferidas para el verano. Refresca y anima conversaciones y sin olvidar que el exceso no suele ser nunca nada bueno, suele estar presente en las grandes celebraciones.

Esta bebida y la Iglesia Católica tienen una relación tan antigua como estrecha y la cerveza que conocemos hoy en día es tal gracias a los monjes y e incluso santos católicos, que hicieron de ella un líquido que incluso llegó a salvar de la muerte a decenas de miles de personas en la edad media.

Desde entonces, la cerveza y la Iglesia han ido juntos de la mano y todavía hoy algunas de las mejores cervezas del mundo siguen siendo realizadas por monjes, con cuyos beneficios se mantienen y realizan importantes obras de caridad.

El sacerdote ganador del premio en EEUU
Como ejemplo vale una información proveniente de Estados Unidos en la que un sacerdote ha ganado el premio nacional de maestros cerveceros. El padre Jeff Poirot, párroco de la iglesia de la Sagrada Familia de Forth Worth (Texas) fabrica cerveza artesanal como pasatiempo, cuando lo tiene, junto con un amigo en el garaje de su casa. …Continue reading

La fe se prueba con obras

Tomado de es.catholic.net

No todo el que dice: ¡Señor, Señor!, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, que está en los cielos (Mt 7,21).
“Sí, creo en la democracia, creo que un gobierno constitucional de ciudadanos libres es el mejor posible.” Uno que dijera esto y, al mismo tiempo, no votara, ni pagara sus impuestos, ni respetara las leyes de su país, sería puesto en evidencia por sus propias acciones, que le condenarían por mentiroso e hipócrita.

También resulta evidente que cualquiera que manifieste creer las verdades reveladas por Dios sería absolutamente insincero si no pusiera empeño en observar las leyes de Dios. Es muy fácil decir “Creo”; pero nuestras obras deben ser la prueba irrebatible de la fortaleza de nuestra fe. “No todo el que dice: ¡Señor, Señor!, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, que está en los cielos” (Mt 7,21). No puede decirse más claramente: si creemos en Dios tenemos que hacer lo que Dios nos pide, debemos guardar sus mandamientos.

Convenzámonos de una vez que la ley de Dios no se compone de arbitrarios “haz esto” y “no hagas aquello”, con el objeto de fastidiarnos. Es cierto que la ley de Dios prueba la fortaleza de nuestra fibra moral, pero no es éste su primor dial objetivo. Dios no es un ser caprichoso. No ha establecido sus mandamientos como el que pone obstáculos en una carrera. Dios no está apostado, esperando al primero de los mortales que caiga de bruces con el fin de hacerle sentir el peso de su ira.

Muy al contrario, la ley de Dios es expresión de su amor y sabiduría infinitos. Cuando adquirimos un aparato doméstico del tipo que sea, si tenemos sentido común lo utilizaremos según las instrucciones de su fabricante. Damos por supuesto que quien lo hizo sabe mejor cómo usarlo para que funcione bien y dure. También, si tenemos sentido común, confiaremos en que Dios conoce mejor qué es lo más apropiado para nuestra felicidad personal y la de la humanidad. Podríamos decir que la ley de Dios es sencillamente un folleto de instrucciones que acompaña al noble producto de Dios, que es el hombre. Más estrictamente, diríamos que la ley de Dios es la expresión de la divina sabiduría dirigida al hombre para que éste alcance su fin y su perfección. La ley de Dios regula al hombre “el uso” de sí mismo, tanto en sus relaciones con Dios como con el prójimo.
…Continue reading

¿En qué momentos de la misa hay que inclinar la cabeza?

Tomado de es.aleteia.org

Detalles que expresan nuestra profunda devoción

Observo que en prácticamente el 99% de las comunidades que visito, cuando el sacerdote dice el nombre de la Virgen María en misa, casi nadie inclina la cabeza. Probablemente por falta de instrucción litúrgica, los pocos que se inclinan son los acólitos. A veces, ni siquiera el propio sacerdote se inclina.

La inclinación quiere expresar “la reverencia y la honra que se atribuyen a las propias personas o a sus símbolos” (P. Aldazábal, quien fuera presidente del Centro Pastoral Litúrgica de Barcelona) .

La instrucción del Misal romano nos enseña que debemos hacer inclinación de la cabeza cuando el sacerdote dice:

– “La Virgen María, Madre de Dios…”

– “Por nuestro Señor Jesucristo…”

– “… les bendigo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”

En la bendición final , todos deben inclinarse, incluso aunque no lo indiquen el sacerdote o el diácono.

“Si se emplea la oración sobre el pueblo o la fórmula de bendición solemne, el diácono dice: Inclínense para recibir la bendición…” (IGMR 185).

Hay que recordar que la forma ordinaria del rito romano (o también llamada Misa de Pablo VI) no se puede arrodillar para recibir la bendición final, como sucede en la forma extraordinaria, también llamada Misa tridentina.

…Continue reading