¿Por qué los católicos rezamos por los fieles difuntos?

Tomado de Pildorasdefe.net

¿Rezar por los difuntos? Muchos de nosotros no merecemos el infierno pero aun así necesitamos purificarnos antes de entrar al cielo

¿Hay alguna razón para rezar por los difuntos? En la mayoría de los funerales a los que he asistido, la gente dice con cierta seguridad, “él está en un lugar mejor ahora” o “ella está en el cielo”, como si la llegada inmediata de su ser querido en el cielo fuera una conclusión inevitable.

En nuestro dolor queremos creer que nuestros seres queridos han ido al cielo, pero la verdad es, que no sabemos exactamente a dónde se dirigen.

La Biblia proporciona evidencia de que no puede haber imperfecciones en el cielo:

“Demasiado puros son tus ojos para mirar al mal, y la visión de la miseria no la puedes soportar” (Hab. 1,13)

De acuerdo con el Catecismo, muchos de nosotros no merecemos el infierno pero aun así necesitamos de purificación antes de que podamos entrar en el cielo, es decir que cuando morimos pasamos a través de un estado que la Iglesia llama purgatorio:

“Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación, sufren después de su muerte una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo”. (CIC 1030)

¿Qué es el purgatorio y cómo es?

La mayoría de las descripciones de los santos implican fuego. San Pablo escribe:

“El fundamento ya está puesto y nadie puede poner otro, porque el fundamento es Jesucristo. Sobre él se puede edificar con oro, plata, piedras preciosas, madera, pasto o paja: la obra de cada uno aparecerá tal como es, porque el día del Juicio, que se revelará por medio del fuego, la pondrá de manifiesto; y el fuego probará la calidad de la obra de cada uno.

Si la obra construida sobre el fundamento resiste la prueba, el que la hizo recibirá la recompensa; si la obra es consumida, se perderá. Sin embargo, su autor se salvará, como quien se libra del fuego” (1 Cor. 3, 11-15).

El fuego puede ser metafórico, ya que las almas en el purgatorio no tienen cuerpos. Lo que puede causarles dolor y sufrimiento es su separación de Dios, así como también tienen el gozo de saber que van a entrar en el cielo.

El pensamiento de un ser querido que sufre en el purgatorio es una gran motivación para orar por él, pero hay otra razón.

Hay tres estados de la Iglesia: Los que estamos en la tierra (Iglesia militante), los que han muerto y están siendo purificados (Iglesia purgante) y los que están en la gloria con Dios (Iglesia Triunfante). (CIC 954)

¿Cómo ayudar a nuestros Fieles Difuntos?

Por la caridad, estamos llamados a encomendar las almas de los fieles difuntos a la misericordia de Dios y orar por ellos. Podemos ayudarles no sólo a través de nuestras oraciones, sino también ofreciendo misas por ellos, dando limosnas y ofreciendo obras piadosas para el beneficio espiritual de los demás.

Durante el mes noviembre, que se dedica a las Benditas Almas del Purgatorio, hay más oportunidades para ayudarles a ganar indulgencias que son sólo son aplicables a los difuntos. …Continue reading

¿Qué significa realmente la frase: ¡Que descanse en paz!?

Tomado de Pildorasdefe.net

Cualquier persona que muere en la amistad con Jesucristo, no deja de existir en absoluto, porque el alma continúa viviendo ¡Vida eterna!

¿Cuál es el significado de la frase: “Que descanse en paz”?. He estado en varios velorios y funerales recientemente. Nunca es agradable para nadie, pero a menudo son llamados de alerta muy necesarios para recordarnos que debemos centrarnos en las cosas importantes. “Que descanse en paz” es la frase tradicional utilizada cuando alguien muere.

En las tarjetas de oración, arreglos florales, ofrecidos por amigos y familiares, todo el mundo utiliza “que descanse en paz”, como un tipo simple de oración que desea poner fin al sufrimiento y las dificultades para la persona que ya ha completado su temprano viaje.

Estas palabras son bien intencionadas, por supuesto, pero nunca había entendido por completo esa frase.

Para aquellos de nosotros que somos muy activos y siempre estamos en movimiento, nunca descansamos mucho aparte del tiempo de dormir, “descanse en paz” suena como simplemente estar dormido o como no existir en absoluto. En realidad, yo solía pensar que eso era lo que quería decir y me pregunto si los demás pueden pensar lo mismo.

Volviendo a mi pobre catequesis, asumí que “descanse en paz” significa, “hasta que seas levantado en el último día, podrás dormir/no existir en paz.”

Todo esto antes de que me enterase de que el alma no muere en lo absoluto, ni siquiera por un corto tiempo. …Continue reading

La devoción de los Cinco Primeros Sábados

Tomado de santisimavirgen.com.ar

Lucía, vidente de Fátima, era postulante en el Convento de las Doroteas en Pontevedra, España cuando tiene una aparición de la Virgen sobre una nube de luz, con el Niño Jesús a su lado. La Santísima Virgen puso su mano sobre el hombro de Lucía, mientras en la otra sostenía su corazón rodeado de espinas. El Niño le dijo: Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie que haga un acto de reparación para sacárselas.”

Inmediatamente dijo Nuestra Señora a Lucía:
“Mira, hija mía, mi Corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme y di que a todos los que, durante cinco meses, en el primer sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario y me hagan compañía durante 15 minutos meditando en los misterios del rosario con el fin de desagraviarme les prometo asistir en la hora de la muerte con las gracias necesarias para su salvación”

Lucía le habló (a Jesús) de la confesión para los primeros sábados y preguntó si valía hacerla en los ocho días. Jesús contestó: “Sí; todavía con más tiempo, con tal que me reciban en estado de gracia y tengan intención de desagraviar al Inmaculado Corazón de María”.

La intención de hacer esta reparación al Inmaculado Corazón de María puede ponerse al principio.

 ¿Por qué 5 Sábados?

Después de haber estado Lucía en oración, Nuestro Señor le reveló la razón de los 5 sábados de reparación:  “Hija mía, la razón es sencilla: se trata de 5 clases de ofensas y blasfemias proferidas contra el Inmaculado Corazón de María:

  • 1-Blasfemias contra su Inmaculada Concepción.
  • 2-Contra su virginidad.
  • 3-Contra su Maternidad Divina, rehusando al mismo tiempo recibirla como Madre de los hombres.
  • 4-Contra los que procuran públicamente infundir en los corazones de los niños, la indiferencia, el desprecio y hasta el odio hacia la Madre Inmaculada.
  • 5-Contra los que la ultrajan directamente en sus sagradas imágenes.”

“He aquí hija mía, por que ante este Inmaculado Corazón ultrajado, se movió mi misericordia a pedir esta pequeña reparación, y, en atención a Ella, a conceder el perdón a las almas que tuvieran la desgracia de ofender a mi Madre. En cuanto a ti procura incesantemente con tus oraciones y sacrificios moverme a misericordia para con esas almas”. …Continue reading

El Papa Francisco recuerda que «la fe sola no basta»

Tomado de infocatolica.com

«La condición para estar listos al encuentro con el Señor no es solo la fe, sino una vida cristiana rica de amor por el prójimo», recordó el Papa Francisco durante el Ángelus el día de hoy.

12/11/17 8:22 PM

(Vatican Insider) «La condición para estar listos al encuentro con el Señor no es solo la fe, sino una vida cristiana rica de amor por el prójimo», recordó el Papa Francisco durante el Ángelus el día de hoy.

A los fieles reunidos en la Plaza San Pedro, el Papa explicó que «aquí radica el significado del ser sabios y prudentes: se trata de no esperar el último momento de nuestra vida para colaborar con la gracia de Dios, sino hacerlo ya desde ahora». El Pontífice recordó que «ayer, en Madrid, fueron proclamados beatos Vicente Queralt Lloret y 20 compañeros mártires, y José María Fernández Sánchez y 38 compañeros mártires». Los nuevos beatos, añadió, «eran, algunos, miembros de la Congregación de la Misión: sacerdotes, hermanos coadjutores, novicios; otros eran laicos que pertenecían a la Asociación de la Medalla Milagrosa». Y «todos fueron asesinados “in odium fidei” durante la persecución religiosa que se llevó a cabo en el curso de la Guerra Civil española, entre 1936 y 1937: demos gracias a Dios por el gran don de estos testimonios ejemplares de Cristo y del Evangelio».

…Continue reading