El terrible defecto que está destruyendo a muchos matrimonios

Tomado de pildorasdefe.net

matrimonio-terrible-defecto-conyuge-destruyendo-parejasUn consejero matrimonial católico ha visto los efectos devastadores de la ira y la falta de perdón en innumerables parejas católicas

De las innumerables parejas católicas que han pasado a través de la oficina del Padre TG Morrow en Washington DC, para consejería matrimonial, dos permanecen grabadas en la mente de este sacerdote

En muchos sentidos, estas dos parejas católicas parecían ser las parejas ideales; estaban abiertas a la vida, formaron a sus hijos en la fe y frecuentaban los sacramentos. Pero ambos matrimonios se desmoronaron. ¿El culpable?: la Ira.

“La ira es un veneno”, afirmó el Padre Morrow, un teólogo moral y autor de “La superación de ira pecaminosa” (Sofía Press, 2014)

“Si un esposo y una esposa permanecen muy enojados el uno con el otro, destruye la relación. Esto hace que sea tan doloroso que la gente quiera salir de esa relación”, dijo el Padre a CNA

“Todo el mundo experimenta el sentimiento de ira. Es una respuesta incontrolable natural a la conducta de los demás”, afirmó Morrow. “Y la ira puede ser a veces justa. Santo Tomás de Aquino dijo una vez que la ira que está alineado con la razón y es digna de elogio. Pero con mayor frecuencia esa respuesta natural de la ira se transforma en ira pecaminosa, que está motivada por un deseo de venganza”, indicó el sacerdote

La ira pecaminosa tiene un efecto devastador en las relaciones.

“Es extremadamente importante que las personas se dan cuenta de que la ira puede ser una cosa muy seria, especialmente si tienen grandes estallidos que realmente pueden hacer daño a otras personas,” Dijo Morrow.

La ira es tan destructiva que muchos expertos recomiendan a las parejas en los matrimonios a que tengan cinco interacciones positivas por cada interacción negativa.

“Esta ira, cuando es muy mal expresada, es un veneno para cada relación,” dijo. “Las personas casadas necesitan especialmente tener mucho cuidado con esto… Las parejas tienen que trabajar en esto para poder superarlo”

¿Cómo expresar la ira de forma positiva?

Dado que el sentimiento de ira es algo natural e inevitable, el Padre Morrow dijo que es importante saber cómo expresar la ira o el desagrado de una manera eficaz y positiva. El primer paso es: decidir si vale la pena enojarse.

“La gente se enoja por cosas muy pequeñas, cosas insignificantes”, dijo. En ese momento tienes que decir: “¿Es esto digno de que me enoje?” Si no lo es, entonces tienes que dejarlo ir. Olvidarlo por completo. ”

Si su ira está justificada y la confrontación promoverá el bien del otro, entonces use el humor o la diplomacia para expresar su ira. Si una confrontación no va a promover el bien del otro, entonces el Padre Morrow sugirió ofrecer la ira a Dios como un sacrificio por sus pecados y los pecados del mundo.

“La ira no va a desaparecer automáticamente en una primera oportunidad”, explicó. “Tenemos que seguir ofreciéndosela a Dios como un sacrificio.”

El Padre Morrow dijo que enfocando a la ira de esta manera no significa que la persona deba dejarse pisotear, o que sea demasiado cobarde para expresar su descontento con las acciones del otro.

Morrow utilizó el ejemplo de Santa Mónica, madre de San Agustín de Hipona. Muchos de los hombres en el poblado de Tagaste, en aquel momento, tenían temperamentos muy violentos, y el marido de Santa Mónica no era la excepción. Cuando él llegaba a su casa y le gritaba a Santa Mónica, ella se quedaba tranquila. Poco tiempo después de la explosión de ira de su esposo, Santa Mónica se acercaba a él y abordaba con mucha calma su trato hacia ella y sus quejas.

“Ella es lo más lejano de ser una persona pisoteada” Explicó Morrow. “Ella tenía un objetivo específico: quería ser santa y ella quería para convertir a su hijo. Ella persiguió sus objetivos con ardor y como resultado convirtió a su violento marido y finalmente convertiría a San Agustín”.


Adaptación y traducción al español de PildorasdeFe.net del artículo publicado originalmente en National Catholic Register

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *