Conoce los verdaderos Ángeles de Dios y su poderosa intercesión

Tomado de pildorasdefe.net

angeles-arcangeles-de-dios-san-gabriel-rafael-miguelLos Ángeles, Arcángeles y Ángeles custodios, pueden interceder por nosotros ante Dios y elevar nuestras oraciones hasta Él, eso es Bíblico

Debemos conocer primero que los Ángeles son inteligencias espirituales que tienen un conocimiento, no como el del hombre, adquirido a través de sus sentidos y mediante un proceso gradual y laborioso, sino que lo obtienen por intuición. De tal manera que no llegan a conclusiones por medio de razonamientos sino que en forma inmediata conocen la verdad.

Si bien los ángeles no conocen todo, por ejemplo, en cuanto al día del juicio “ni los ángeles de Dios “lo conocen (cL Mt 4, 24-36), entienden y conocen mucho más que los hombres.

Los ángeles se comunican entre ellos

Santo Tomás de Aquino sostiene que los ángeles se hablan entre sí por un mero acto de la voluntad, abriendo su mente y revelando cualquier idea que deseen transmitirse unos a otros. Este lenguaje angélico es llamado “iluminación”

Nuestros Ángeles de la Guarda oran por nosotros y con nosotros.

San Rafael Arangelcustodiocángel ofrecía las oraciones de Tobías (cl: Tb 12,12). El Ángel del Apocalipsis ofrece las oraciones de todos los santos (cf. Ap 8, 3-4) No es que el Señor no oiga nuestras oraciones, sino que los ángeles unen sus oraciones a las nuestras para hacerlas más aceptables a Dios. Dice Santo Tomás de Aquino: “Nuestro Ángel de la Guarda participa en todos los beneficios que recibimos de Dios, porque él nos ayuda a obtenerlos.”

  • Cuando el Arcángel San Rafael descubre su verdadera identidad a Tobías y a Sara, les hace saber lo siguiente:”Cuando tú y Sara hacían oración, era yo el que presentaba el memorial de sus peticiones delante de la gloria del Señor; y lo mismo cuando tú enterrabas a los muertos.” (Tobías 12,12)
  • Ya en el nuevo testamento, Jesucristo mismo nos hace saber que nuestros Ángeles de la Guarda interceden directamente ante el Padre por nosotros:“Cuídense de despreciar a cualquiera de estos pequeños, porque les aseguro que sus ángeles en el cielo están constantemente en presencia de mi Padre celestial.” (Mateo 18,10)
  • Según el Evangelio Según San Lucas, un Ángel Consolador se le apareció a Jesús en el huerto de los olivos para fortalecerlo. (Lucas 22,43)
  • El mismo Apóstol San Juan nos hace una revelación clara de esta intercesión en el libro de Apocalipsis:”Y vino otro Ángel que se ubicó junto al altar con un incensario de oro y recibió una gran cantidad de perfumes, para ofrecerlos junto con la oración de todos los santos, sobre el altar de oro que está delante del trono. Y el humo de los perfumes, junto con las oraciones de los santos, subió desde la mano del Ángel hasta la presencia de Dios.” (Apocalipsis 8,3-4)

¿Cuantos ángeles son?

En los evangelios se habla de miríadas y miríadas, pero sin número exacto. Es un dogma de fe de la Iglesia la existencia de los ángeles y que algunos grupos de ellos protegen a naciones y a comunidades.

Distintos autores de la Iglesia han hablado de los “coros angelicales” (las jerarquías) mencionados en la Biblia, pero sin que se puedan señalar las diferencias entre unos y otros. El primero que catalogó estas jerarquías era (pseudo) Dionisio Areopagita (del siglo V).  La teología, especialmente la patrística medieval, no ha rechazado estas representaciones, tratando en cambio de darle una explicación doctrinal y mística, pero sin atribuirles un valor absoluto.”   (San Juan Pablo II, 6, VIII,86)

En estos nueves Coros Angelicales encontramos:

  • “Serafines”, los que arden con el amor (Is 6,2-6) y guardan la entrada al paraíso (Gen 3,24)
  • “Querubines”, la figuras que Dios manda adornar el arca (Ex 25,18) y el templo de salomón (1 Rey 6,29-39)
  • “Virtudes”, (Rom 8,38; 1 Co 15,24)
  • “Potestades”,(1Cor 15,24; Ef 1,21)
  • “Principados”, (Rom 8,38; 1 Co 15,24)
  • “Dominaciones”, (Ef 1,21; Col 1,16)
  • “Tronos”, (Col 1,16)

La Iglesia no ha definido exactamente en cuanto a las teorías sobre la jerarquía de ellos, es decir NO ES DOGMA DE FE conocer el orden y cual ángel es más “alta”, o su función exactamente.

Algunos autores y místicos, dividen a los ángeles entre Asistentes al Trono Divino (los grados mas altos) y Mensajeros de Dios que cumplen diversas misiones por encargo suyo.

Aunque podemos entender que unos tienen más poder jerárquico que otros, como es el caso con los arcángeles. Esto lo demuestra el Arcángel Rafael cuando se le reveló a Tobías que le dijo: “Yo soy Rafael, uno de los siete ángeles que están delante de la gloria del Señor y tienen acceso a su presencia.” (Tobías 12,15) En este caso, si el Arcángel San Rafael dice ser uno de los 7 ángeles con acceso a la presencia de Dios, entonces deben existen otros grupos de ángeles que no tienen acceso a la presencia del Señor.

Los nombres de los otros 4 arcángeles

Los únicos 3 nombres de Arcángeles aceptados por la Iglesia Católica son: San Miguel, San Gabriel y San Rafael Arcángel, por los cuales muchos Católicos sienten mucha devoción.

San Uriel, San Barachiel ó Baraquiel, San Jehudiel, Saeltiel son los nombres de los otros 4 arcángeles, pero estos no aparecen en la Biblia. Se encuentran en los libros apócrifos de Enoc, el cuarto libro de Esdras y en la literatura rabínica. Estos nombres no son doctrina de la Iglesia Católica ya que provienen de libros que no son parte del canon de la Sagrada Escritura y ningún Católico debe hacer uso de ellos para rendirles veneración de algún tipo.

Los Falsos ángeles de la Nueva Era (New Age)

Como ya lo podemos asegurar, de lo anteriormente dicho: Los Ángeles, son además, servidores de Dios que cumplen un propósito para la salvación de los hombres, no están para complacer a los hombres en nuestros deseos, sueños, caprichos o necesidades materiales. Están al servicio de Dios y sólo si Dios lo desea, pueden estar al servicio de los hombres para fines tendientes a nuestra salvación. Muy distinto a como los presentan la Nueva Era (New Age), que presentan a unos ángeles de luces azules, violetas, amarillas, etc… que dicen prometer “prosperidad, armonía con el ser y riquezas a los hombres” como si ellos fuesen nuestros sirvientes o que con una varita mágica van a complacer nuestros Caprichos.

Ningún ángel de Dios va a llenarnos de riquezas materiales y de una amasadora prosperidad.

La nueva era, está inculcando en el mundo un sistema de meditación que llaman: “Terapia de ángeles” en el cual consiste en entrar en supuesto contacto con estos maravillosos y amorosos seres de luz, a través de técnicas de meditación para obtener una supuesta sanación angelical, prometiéndole a la persona atraer una poderosa y maravillosa armonía para quien la recibe y para las personas que le rodean, beneficiándose de la nueva energía de amor y paz que la persona transmite.

Debemos recordar que el Demonio es llamado “el amo o príncipe de este mundo” (Juan 12,31, y 16,11) y, como tal, tiene cierto poder sobre las cosas del mundo. Es mentiroso y padre de la mentira (Juan 8,44), y que aparenta ser ángel de luz (2da de Corintios 11,14) para engañar y que, además, desea ser adorado por nosotros y adueñarse de nosotros a cambio de lo poco que a veces pueda otorgar. Entonces, los que practican este tipo de terapia deberían preguntarse: ¿quién me está otorgando esta “prosperidad” material, ya que los verdaderos ángeles de Dios no están hechos para ese fin?

En estos tiempos que estamos viviendo, donde existen tantas confusiones, es necesario que nosotros los cristianos tengamos un sentido claro de nuestra fe. Esos “supuestos ángeles de luz” nada tienen que ver con los Santos Ángeles que viven en la presencia de Dios. Esto no es más que otra forma de seducción de la nueva era para corromper el mensaje cristiano y confundir a los practicantes haciéndoles creer que están en completa sintonía con la Fe Católica.

Los Ángeles son unos intercesores activos y muy poderosos ante Dios por todos nosotros los seres humanos en relación únicamente a la salvación de nuestra alma.


Fuente Bibliográfica:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *