Los obispos

Tomado del grupo de Facebook Liturgia Papal

Todos los obispos son iguales desde el punto de vista sacramental, desde el que encabeza la diócesis más pequeña hasta el papa, que es el obispo de Roma. Pero también existen distinciones jurídicas entre ellos, que da lugar a diferencias litúrgicas, como vamos a exponer.

Territorialmente la Iglesia está dividida en diócesis. Cada diócesis tiene fieles, clero, una catedral, y es gobernada por un obispo. Esto significa que debe haber un obispo por cada diócesis. Al obispo de cada diócesis se le llama ordinario o residencial.

Además de la división en diócesis, también existe una división en provincias eclesiásticas. Una provincia es un conjunto de diócesis vecinas. Dentro de las provincias, la diócesis que la encabeza se llama generalmente arquidiócesis, y al obispo de ésta se le denomina arzobispo metropolitano.

Los obispos son nombrados por el papa. Desde el momento en el que se anuncia su nombramiento hasta que son consagrados obispos, se les llama obispos electos.

Cuando los obispos cumplen 75 años de edad, deben presentar al papa su renuncia, quien decide en qué momento aceptarla a partir de que la recibe. Los obispos cuya renuncia ha sido aceptada dejan de ser residenciales y se empiezan a llamar eméritos.

De lo dicho, se desprende que los obispos están ligado a una diócesis sea como residencial o como emérito. Ahora, hay veces que se necesitan más obispos en una diócesis por su tamaño; o que se requiere que un encargo eclesiástico distinto al gobierno de una diócesis sea desempeñado por un obispo. En este caso, a los obispos que no tienen el gobierno de una diócesis se les encomienda una diócesis que ya fue suprimida, y que se llama titular. A estos obispos se les llama obispos titulares. A los obispos titulares se les puede conceder la dignidad de arzobispos. Estos tendrán la dignidad de arzobispos, pero no serán metropolitanos, pues no presiden una provincia.

Dentro de los titulares se encuentran los obispos auxiliares, que son aquéllos a los que se les encarga colaborar con un obispo residencial en una diócesis; los nuncios apostólicos, que son los jefes de una representación diplomática de la Santa Sede ante un país; o los obispos curiales, que son aquellos que laboran en los organismos de la Curia Romana.

En todos los casos de obispos titulares, éstos se presentan como “(arz)obispo titular de X”, y añaden su encargo. Por ejemplo, “Piero Marini Arzobispo Titular de Martirano, y Presidente del Comité Pontificio para los Congresos Eucarísticos Internacionales”

Hay que señalar que no tienen el carácter de obispos titulares, sino de residenciales, los que presiden una sagrada congregación de la Curia Romana, porque tienen una jurisdicción; ni los obispos coadjutores, que son aquellos destinados a colaborar con un obispo residencial como los auxiliares, pero a diferencia de éstos, tienen derecho a sucederlo en el gobierno de la diócesis.

Estas distinciones son importantes porque implican diferencias litúrgicas.

En los ritos orentales, los obispos se denominan eparcas, y tienen jurisdicción sobre una eparquía. Un conjunto de eparquías forma una iglesia oriental. En algunas de éstas, que tienen el estatus de patriarcales, están presididas por un patriarca. Ver: Qué son los ritos orientales

En el rito latino también hay obispos que tienen el título de patriarcas. A las diócesis que fundaron los apóstoles o los evangelistas se les denominó patriarcado. Este es el caso de Venecia, que fue fundada por San Marcos. Es por ello que a su arzobispo se le denomina Patriarca de Venecia. Adicionalmente, tiene el título de patriarca el ordinario de Lisboa. Ambos títulos son meramente nominales y sin ningún poder jurisdiccional en sus respectivas naciones.

Tras el descubrimiento de América se establecieron los dos últimos patriarcados: el Patriarcado de las Indias Orientales, asociado al obispado de Goa, y el Patriarcado de las Indias Occidentales, que ha estado asociado a distintos obispos, porque es discrecional, y el papa la otorga al obispo correspondiente cuando lo considera. Actualmente está vacante. En estos dos casos, el título de patriarca es solo nominal, ya que no tienen ningún poder real de jurisdicción patriarcal sobre las iglesias americanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *