La respuesta del exorcista Amorth a cardenal que le dijo “El diablo no existe”

Tomado de Aciprensa.com

El fallecido exorcista italiano P. Gabriele Amorth respondió contundentemente a un cardenal que en una ocasión le dijo que el demonio no existe.

En conversación con el diario peruano El Comercio en febrero de 2016, el P. Amorth relató que una vez un cardenal le hizo una entrevista y le dijo: “Sea sincero, el diablo no existe”.

A esta afirmación, el sacerdote conocido en todo el mundo por los miles de exorcismos que realizó en su vida respondió: “Usted debe leer un libro que le será muy útil: el Evangelio”.

En la entrevista el exorcista afirmó que “muchos se han olvidado de que quien sugiere el mal es el diablo”.

El demonio o diablo se encuentra en “todo aquello que niega a Dios”, como “el aborto, el divorcio, los gays, el rock satánico o los programas de violencia y sexo en televisión”, precisó el sacerdote.

Tres días después de su fallecimiento ocurrido el 16 de septiembre de 2016, TV2000 dio a conocer la última entrevista inédita con el P. Amorth.

En ese video el exorcista recordó que “el diablo existe, es el enemigo número uno de Dios. Dios quiere llevar a todos al paraíso y el diablo quiere llevar a todos al infierno”.

El P. Amorth dijo además que la frase “‘Con Cristo o con Satanás’, sin posibilidad de términos medios, quede impresa en cuantos han tenido la paciencia de escucharme”.

Biografía

El P. Gabriele Amorth nació el 1 de mayo de 1925. Fue ordenado sacerdote en enero de 1951. Su tarea como exorcista comenzó en 1985.

El sacerdote fundó la Asociación Internacional de Exorcistas en 1990 de la cual fue presidente hasta el 2000, cuando tenía 75 años.

El P. Amorth fue periodista y durante muchos años dirigió el boletín mensual Madre de Dios y colaboró con las publicaciones italianas Famiglia Cristiana, Credere y Telenova.

Algunas de sus publicaciones fueron: “Narraciones de un exorcista” (1993), “Evangelio de María: Un mes con la madre del Dios” 2000 y “Exorcismo y psiquiatría” 2002.

One Comment

  1. No solo ahí; la lista es larga: el Diablo está presente en el trayecto del P1, en las pesas “arregladas, en el bautismo del refresco dispensado, en los sacerdotes que alegremente afirman cualquier cosa basados… ¿en qué?

    Incluso etcétera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *