Ornamentos Litúrgicos: La dalmatica.

La dalmática es el ornamento exterior propio del diácono. Es una túnica con mangas anchas que llega hasta las rodillas. Está cerrada delante, y está abierta por los costados hasta el hombro.

Los obispos también la usan durante las misas, revistiéndola por debajo de la casulla. Con ello se recuerda que el obispo posee los tres grados del orden sacerdotal. También le debe recordar al obispo que sigue siendo diácono y, por tanto, servidor. Solamente la usan en las misas pontificales o estacionales. En las misas privadas, no.

Generalmente se confeccionan dalmáticas más ligeras para los obispos respecto a las de los diáconos, que son más adornadas. Eso con el objeto de que no sean tan calurosos y pesados sus ornamentos.

Mientras el obispo o el diácono revisten la dalmática dicen la siguiente oración:

“Índue me, Dómine, induménto salútis et vestiménto laetítiae; et dalmática iustítiae circúmda me semper.”

Que puede traducirse como: “Vísteme, Señor, con la prenda de salvación y el vestido de la alegría; y rodéame siempre con la dalmática de justicia.”