4 enseñanzas del Papa Francisco sobre el Ángel de la Guarda

Tomado de Aciprensa.com

En varias oportunidades el Papa Francisco dedicó algunas reflexiones a la importancia de los Ángeles de la Guarda, también llamados Ángeles Custodios, cuya fiesta se celebra este martes 2 de octubre.

Aquí 4 enseñanzas del Santo Padre para aprender a relacionarnos mejor con nuestro Ángel de la Guarda.

1.  El Ángel Guardián existe, no es una fantasía

En el año 2014, el Papa Francisco expresó durante la homilía de la Misa en la Casa de Santa Marta que el Ángel Guardián sí existe, no es una fantasía sino un compañero que Dios ha puesto a cada uno en el camino de la vida.

“Echar a nuestro ángel del camino es peligroso, porque ningún hombre, ninguna mujer puede aconsejarse a sí mismo. Yo puedo aconsejar a otro, pero no puedo aconsejarme a mí mismo. Está el Espíritu Santo que me aconseja, está el ángel que me aconseja. Por eso tenemos necesidad. Esta no es una doctrina sobre los ángeles un poco fantasiosa: no, es realidad. Lo que Jesús, lo que Dios ha dicho: ‘Yo envío un ángel ante ti para custodiarte, para acompañarte en el camino, para que no te equivoques’”, expresó.

2. Los ángeles luchan contra el demonio

El 29 de septiembre de 2014 el Papa dijo a Radio Vaticana que Satanás presenta las cosas como si fueran buenas, pero su intención es la de destruir al hombre; y los ángeles luchan contra el demonio y nos defienden.

“Defienden al hombre y defienden al Hombre-Dios, al hombre superior, Jesucristo que es la perfección de la humanidad, el más perfecto. Por esto la Iglesia honra a los ángeles, porque son los que estarán en la gloria de Dios –están en la gloria de Dios– porque defienden el gran misterio escondido de Dios, es decir que el Verbo ha venido en la carne”, destacó.

3. Para escuchar a nuestro ángel debemos ser dóciles

El 2 de octubre de 2015 el Papa dijo en la homilía de la Misa de la Casa de Santa Marta que “el cristiano debe ser dócil al Espíritu Santo. La docilidad del Espíritu Santo comienza con esta docilidad a los consejos de este compañero de camino”.

Para ser dóciles, aconsejó el Papa, hay que hacerse pequeño, como niños. “Pidamos hoy al Señor la gracia de esta docilidad, de escuchar la voz de este compañero, de este embajador de Dios que está junto a nosotros en Su nombre, que nos sostiene con su ayuda”.

4. Al Ángel de la Guarda se le debe respeto porque siempre nos aconseja

En la misma homilía el Santo Padre aseguró que el Ángel de la Guarda “está siempre con nosotros” y que “el Señor nos dice: ‘¡Ten respeto por su presencia! Escuchar su voz, porque él nos aconseja”.

También dijo que nuestro ángel es “un amigo que no vemos, pero que escuchamos”. Un amigo que un día “estará con nosotros en el Cielo, en la alegría eterna”.

“Y cuando nosotros, por ejemplo, hagamos una maldad y pensemos que estamos solos: ‘no, él está’. Cuando sentimos la inspiración: ‘haz esto… esto es mejor… esto no se debe hacer…’ ¡Escucha! ¡No te rebeles a él!”, manifestó.

2 Comments

  1. Asi mismo estoy de acuerdo con lo expresado por el santo padre,lo doloroso de esto es que hay personas que no se dan cuentas de todo eso y llevan su vida por el mal camino haciendo lo malo que se tiene en mentes y no oyes las cosas buenas y correctas.

  2. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

    Oh santo Ángel que en la noche vigilas mis sueños y haces que sean buenos y tranquilos, tú que me proteges cuando llega la oscuridad, me das paz para que me sienta a salvo y recobre las fuerzas y descanse.

    Hoy te doy gracias por estar siempre a mi lado, por ser mi defensor ante los ataques del maligno, por acompañarme y no desampararme ni de noche ni de día, y por ser mi buen intercesor ante nuestro Padre Santo.

    Hoy acudo a ti, porque la intranquilidad ronda mi alma, por eso con verdadera humildad, quiero pedirte un favor especial… no dejes que la desesperanza inunde mi alma… por eso ayúdame a trasladar mis ruegos al Altísimo y pídele que tenga piedad de mí.

    Ángel que nos das Paz en la noche, ahora más que nunca te necesito a mi lado, pues no sé cómo salir de tanto problema, escucha mi humilde ruego y llévalo ante el Señor, cuéntale lo mucho que necesito me tienda su mano poderosa y que me envíe su aliento y generosidad para que pueda arreglar mis conflictos y pesadumbres.

    Ruégale en mi nombre por mis problemas, que son muchos y yo solo por mis medios no puedo remediarlos:

    (Ahora cuéntale al Ángel de la Guarda todas tus dificultades, y dile lo que deseas solucionar para conseguir la ayuda de Dios)

    No olvides mis súplicas bendito Ángel mío y consigue la ayuda que con tanta esperanza solicito, haz que recobre la ilusión y pueda obtener cuanto antes la solución a mis graves y difíciles necesidades para que la vida de los míos y la mía sean mejor.

    Adorado Ángel, dile que perdone mis faltas, que lo amo con todas mis fuerzas, y que no quiero esta noche entregarme al sueño, sin sentir sobre mi alma la seguridad de su Misericordia.

    Dale las gracias por ser tan generoso conmigo, por los favores concedidos y por los que sé me concederá.

    Dale las gracias también, por ponerte a mi lado, mi Ángel de la Guarda.

    Y a ti mi dulce Ángel, desde lo más profundo de mi corazón, te digo con amor que nunca te olvidaré, pues eres mi amigo cuando me siento desamparado, velas por mí durante la noche, me defiendes de los miedos, las dudas y los temores, y alejas de mí las inquietudes, pesadillas y malos sueños para que pueda descansar después de una dura jornada.

    En tu nombre Señor, y con el Ángel de mi guarda a mi lado, estoy seguro que mi sueño será tranquilo, y al despertar tendré la ayuda que me hace falta para poder ser feliz, avanzar y prosperar.

    ASI SEA +

    Ahora haz el Credo, un Padre Nuestro, el Ángel de la Guarda, tres Ave Marías y tres Glorias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *