Por qué honramos el Inmaculado Corazón de María.

Tomado de Infocatolica.com

Nuestra señora nos recuerda que estamos llamados a vivir bien nuestras diversas vocaciones, cumpliendo nuestros roles de manera diligente, consciente y amorosa.

«Ferragosto» se celebra el 15 de agosto en Italia, y es el punto culminante de los meses de verano, alrededor del cual se centran las vacaciones y el cierre de tiendas. Este período de descanso y festividad a mediados del verano data del año 18 a. C. durante el reinado del emperador romano Augusto (de quien se nombra el mes), pero se ha centrado en el día sagrado que marca la asunción de Nuestra Señora a la gloria celestial. El día de la octava de la Asunción, el 22 de agosto, es actualmente la fiesta de la realeza de María, pero desde 1944 hasta 1969 había sido la fiesta del Inmaculado Corazón de María. El Papa Pío XII, que había consagrado el mundo entero al Inmaculado Corazón de María en 1942, había instituido esta fiesta en 1944 como respuesta a la Segunda Guerra Mundial, e invocó la intercesión de Nuestra Señora por «la paz entre las naciones, la libertad de la Iglesia, la conversión de los pecadores, el amor a la pureza y la práctica de la virtud». Por lo tanto, el mes de agosto está asociado con el Inmaculado Corazón de Nuestra Señora a pesar de que la fiesta se ha trasladado al sábado después de la fiesta del Sagrado Corazón (a menudo en junio).

Las devociones explícitas al Inmaculado Corazón de Nuestra Señora se remontan al período posterior a la Reforma, pero las apariciones de Nuestra Señora del Rosario en Fátima y su promesa del triunfo de su Inmaculado Corazón han dado un nuevo corazón, por así decirlo, a esta devoción. La foto de arriba muestra la estatua única de Nuestra Señora de Fátima que corona la entrada a la Basílica del Rosario en ese lugar sagrado. La estatua fue tallada en 1947 por un sacerdote y escultor dominico estadounidense, el padre Thomas McGlynn OP, quien trabajó bajo la dirección de Sor Lucia dos Santos. Es la mejor representación de Nuestra Señora que tenemos, una semejanza de cómo María se apareció a Sor Lucía en junio de 1917, con su Inmaculado Corazón claramente visible y rodeado de espinas, que representan los pecados de la humanidad. La devoción al Inmaculado Corazón, por lo tanto, se centra en la reparación de estos pecados, particularmente a través de la penitencia y los sacrificios.

Sin embargo, cuando el P. McGlynn le pidió a la Hermana Lucía que explicara lo que Nuestra Señora quería decir con esto, ella explicó que en 1940 (ya que la Hermana Lucía recibió más revelaciones privadas de Nuestra Señora después de 1917), Nuestra Señora había dicho que quería que cumpliéramos con nuestros deberes religiosos, y los deberes de nuestro estado de vida. En otras palabras, estamos llamados a vivir bien nuestras diversas vocaciones, cumpliendo nuestros roles de manera diligente, consciente y amorosa.

Esto es simple pero profundo. Porque a menudo buscamos actos especiales y perseguimos grandes hazañas, quizás con orgullo. Pero Nuestra Señora pide sencillez y humildad de corazón, modelada según su propio corazón, por lo que simplemente decimos «Sí» a la vocación que Dios nos ha dado. Entonces, como dice Jesús: «Tú también, cuando hayas hecho todo lo que se te ha mandado, di: Somos siervos indignos; sólo hemos hecho lo que era nuestro deber» (Lc 17,10).

Este mes, honramos el Inmaculado Corazón de Nuestra Señora siendo especialmente conscientes de cumplir con nuestros deberes: esto implicará la práctica de la virtud y conducirá a la conversión gradual de nuestros corazones para que el corazón de Nuestra Señora, lleno de amor, pureza y paz celestial, triunfará dentro de nosotros. O como sor Lucía dijo concisamente: «¡Si cumplieran con su deber, Nuestro Señor estaría más contento!».

One Comment