El tiempo de cuaresma

Tomado de Zenit

mensaje-del-papa-francisco-para-cuaresma-2015Origen, significado teológico y la reforma del Concilio Vaticano II

Por Redacción

ROMA, 24 de febrero de 2015 (Zenit.org) – Ofrecemos a nuestros lectores un texto del Prof. Jose Luis Gutierrez, del Instituto de Liturgia Pontificia, de la Universidad de la Santa Cruz, sobre el origen y significado de la Cuaresma, que ZENIT ha acortado por motivos de espacio.

El tiempo de cuaresma
La celebración de la pascua de Cristo, centro de convergencia del decurso de la historia salvífica, constituye la fiesta primordial del año litúrgico.

De aquí que, cuando en el siglo II, la Iglesia comenzó a celebrar anualmente el misterio pascual de Cristo, advirtiera la necesidad de una preparación adecuada, por medio de la oración y el ayuno, según el modo prescrito por el Señor. Surgió así la piadosa costumbre del ayuno infrapascual del viernes y sábado previos al domingo de pascua.
La primitiva celebración de la pascua anual conoció la praxis de un ayuno el vienes y sábado previos al domingo de dicha conmemoración. A esta práctica podría aludir la Traditio Apostolica, documento de comienzos del siglo III, cuando exige que los candidatos al bautismo ayunen el viernes y transcurran la noche del sábado en vela.

Por qué soy católico: La cuestión religiosa

Tomado de Infocatolica

Al hacer esto, la Iglesia responde “toma, lee estos cuatro libros que contienen el evangelio de Nuestro Señor Jesucristo, ellos fueron escritos bajo inspiración divina y por los apóstoles y seguidores de Jesús”, lo que nos pone en la necesidad de detenernos un momento y examinar qué tan confiables son los evangelios para establecer las obras y doctrinas de Jesús.

La cuestión evangélica

Si los evangelios logran mantenerse como fuente de información confiable entonces tendremos una cantidad enorme de datos que prácticamente nos pondrían en diálogo directo con Jesús, ya que ellos registran no sólo lo que él enseñó, sino también las objeciones que hacían los que se encontraban con él a lo que parecían doctrinas novedosas. No examinaremos por ahora la inspiración divina de los evangelios, porque todavía no hemos establecido que Jesús pueda darnos información acerca de Dios que sea fidedigna, o indicarnos qué libro proviene de Dios, pero sí podemos explorar el segundo criterio propuesto: que ellos hayan sido escritos por apóstoles y seguidores de Jesús.

No cabe duda de que los cuatro evangelios han sido los libros más leídos durante toda la historia de la humanidad, en un principio como textos religiosos, pero sobre todo a partir del S. XVIII, con la aparición del método histórico crítico, como fuente de información acerca de la Palestina del S. I de nuestra era, y a pesar de este extensivo escrutinio, no han aparecido objeciones de peso que apunten a desacreditar que hayan sido escritos por seguidores de Jesús –lo que es evidente por su temática– y poco tiempo después de su muerte, pues hacen referencia a personajes y lugares reales, y los describen aportando detalles acerca de las costumbres, creencias, actitudes de los romanos y judíos de esa época, lo que también ha sido respaldado por la arqueología.

Por qué soy Católico

Si nos preguntaran “por qué eres católico”, ¿que contestaríamos? Creo que la mayoría lo consideraríamos una pregunta ruda, y seguramente daríamos razones familiares y geográficas para salir del paso: “porque es lo que me enseñaron”, “porque me bautizaron de niño” o “porque nací en un país de tradición católica”.

La respuesta correcta, desde luego, sólo puede ser una: “porque la religión católica es verdadera, es decir, enseña la verdad”, pero más interesante es la siguiente pregunta, que es lo que en el fondo se quiere averiguar: “bueno ¿Cómo lo sabes?”. Ahí, seguramente lo primero que se nos vendría a la mente sería “porque tengo fe”.

El salto de fe

Observando la época mi formación religiosa (de cursos de primera comunión, de colegio salesiano, de ser delegado de pastoral de mi curso, y asistir esporádicamente a misas), es fácil darse cuenta que yo y mis compañeros nos encontrábamos sumergidos (“bautizado” si se quiere) en la doctrina  del “salto de fe“, es decir, la noción más o menos implícita de que creer en los dogmas cristianos implica la virtud de adherir a las enseñanzas de NSJC, sin contar con evidencia para ello, que bastaba la íntima convicción, e incluso que era signo de amor.

¿Cómo reconocer una secta?

Tomado de Infocatolica

¿Cómo reconocer una secta? Se trata de una cuestión compleja a la que responde detalladamente el laico dominico Vicente Jara, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) y director del programa “Conoce las sectas”, que emite quincenalmente Radio María España. Publicamos a continuación un extracto del artículo que puede leerse íntegro en el portal Aleteia.

Un cuestionario

Ante un grupo cualquiera, ¿cómo poder reconocerlo como una secta o no? Veamos una serie de puntos a modo de cuestionario que pudieran servirnos de ayuda para considerar a cualquier grupo como más o menos alejado del comportamiento de una secta. Con él pretendemos medir en menor o mayor medida si un grupo cualquiera se acerca más o menos a lo que es una secta. En este cuestionario –de 30 preguntas– ofrecemos una amplia serie de elementos que generalmente se asocian a comportamientos sectarios (aquí los resumimos).

Evangélicos quieren crucificar a Jesús Adrián porque dice que católicos no son idólatras

Tomado de cristianodigital.net

jesus adrianGrupos evangélicos de toda Latinoamerica han tronado contra Jesús Adrían Romero, luego de que el salmista declarara este domingo en un sermón predicado en su congregación que los católicos no adoran ídolos y justificar las estatuas e iconos religiosos en los templos católicos, alegando que la Biblia no prohibe que se hagan imágenes.

El cantante mexicano quien ya ha sido acusado en varias ocasiones de ser ecumenista y pro-católico, ha destapado la olla de los grillos, y generado una gran revolución en las redes sociales, hasta el punto de que muchos evangélicos ya quieren crucificarlo.

En un video titulado “Idolos que rompen nuestro corazón”, una prédica de aproximadamente 45 minutos en al que desmenuza el tema de la idolatría, Jesús Adrían empieza su exposición diciendo que “Aunque tradicionalmente los evangélicos etiquetan a los católicos de idolatras, de practicar la idolatría, dejenme decirles que tanto la teología católica como la evangélica prohiben la idolatría”.

A lo largo de la prédica, pareciera a simple vista que el intérprete de “Mi Universo” y “No es Como Yo” hiciera una defensa apologética a la tradición católica de adorar venerar imágenes

Sin ánimo de parcialidad, le invitamos a ver detenidamente el video que ha generado la controversia y formarse su propio juicio.

*Jesús Adrián Romero Ibarra (Hermosillo, Sonora, México; 16 de febrero de 1965) cantante de música cristiana mexicano.