La Biblia antes que la ciencia

bibliaLa Biblia, el libro más controversial, más atacado, pero también más vendido de todos los tiempos, contiene los registros científicos más antiguos en arqueología, física, química, genética, biología, psicología, paleontología, etc.

LA CREACIÓN PERFECTA: Los primeros 23 versículos de la Biblia, describen el orden perfecto de la creación:

1º día: la luz; 2º día: el firmamento;3º día: la tierra y el mar;4º día: el sol, la luna y las estrellas;5º día: los peces y las aves;6º día: los animales y el ser humano.

La ciencia confirma que el ser humano no hubiera podido sobrevivir, si antes no hubieran existido las plantas y las plantas no hubieran podido sobrevivir sin el agua, etc.

¿Quién pudo haberle revelado este orden perfecto a Moisés, el autor del libro del Génesis, hace seis mil años?

El libro de Génesis dice que Dios hizo a las plantas, frutas y animales, según su especie y según su género (Génesis 1:11-12 y 24-25).

La ciencia ha comprobado que cada semilla de planta o de fruta y cada animal, solo puede reproducirse con los de su misma especie.

¿Por qué la Iglesia no acepta el divorcio y sí la nulidad matrimonial?

Tomado de Catholic.net

Divorcio y declaración de nulidad matrimonial no son lo mismo

Por: Jorge Enrique Mújica | Fuente: Actualidad y Análisis

maynez_sac3¿Por qué la Iglesia acepta la nulidad matrimonial y no el divorcio? ¿No es la nulidad una forma de divorcio “a la católica”? Estas dos preguntas suelen presentarse con regularidad en la vida de muchas personas.

Ante todo debemos aclarar contextos y conceptos. El contexto del divorcio es el civil del cual, generalmente, se ocupa el Estado como una forma de regular la vida de sus ciudadanos. Se habla de “declaración de nulidad matrimonial” en ámbito eclesial católico. El significado de ambos términos, sin embargo, no es equivalente.
Mientras por divorcio se entiende la disolución por sentencia del matrimonio (con cese efectivo de la convivencia conyugal) la “declaración de nulidad matrimonial” supone el reconocimiento público de la Iglesia de que dos personas, en realidad, nunca estuvieron casadas.
La casuística para llegar a un veredicto de este tipo por parte de la Iglesia es amplio. Ciñéndonos a algunas de las motivaciones más comunes pueden encontrarse la de imposibilidad de engendrar hijos (con desconocimiento de la otra parte contrayente), la no intención de fidelidad perpetua en matrimonio monógamo, el no querer hacer y entender con el matrimonio lo que hace y entiende la Iglesia católica, casarse por amenaza, etc. Las diócesis suelen estar dotadas de juzgados ante los cuales se tratan los casos de las personas que buscan el reconocimiento de nulidad matrimonial.
Como se puede advertir, divorcio y declaración de nulidad matrimonial no son lo mismo. El primero supone romper una realidad existente y el segundo reconocer que, de hecho, es realidad matrimonial nunca existió.

María: Adoración vs. Veneración

Tomado de Aciprensa

Asunción-de-la-VirgenHay algunos que piensan que los católicos “adoramos” a María ¿Es eso cierto?

1. Desde el designio divino

Dios manda alabar a María. El ángel Gabriel enviado por Dios saludó a María con estas palabras: “Alégrate, llena de gracia, el Señor es contigo” (Lc 1,28). Dios Padre ha querido asociar a María a la realización de su Plan de Reconciliación. Es así que María está asociada a la obra de su Hijo, el Señor Jesús. No es un simple capricho o exageración el reconocer la maternidad divina de María. El misterio de María está íntimamente unido al misterio de su Hijo. En Ella “todo está referido a Cristo”, subordinado a Él. María no tiene naturaleza divina y todos sus dones le vienen por los méritos de su Hijo, y no por ello deja de ser una mujer única, con dones únicos para una misión muy particular en la historia.

La cooperación de María en la obra de la Reconciliación. Para ser la Madre del Salvador, María fue dotada por Dios con dones a la medida de su importante misión; ella es la “Llena de gracia”. Sin esta gracia única, María no hubiera podido responder a tan grande llamado. Ella es Inmaculada, libre de todo pecado original, en virtud de los méritos de su Hijo (LG 53).

Los relatos evangélicos presentan la concepción virginal como una obra divina que sobrepasa toda comprensión y posibilidad humanas (Catecismo de la Iglesia Católica n. 497). María es, pues, una mujer muy especial, dotada por Dios para ser Madre del Redentor, Madre de Dios.

Diez breves anécdotas que retratan a la Madre Teresa de Calcuta

La mujer que no se arredraba nunca

Tomado de Religion en libertad

teresa_de_calcutaLa bibliografía sobre la Beata Teresa de Calcuta (1910-1997) es abundante y diversa, pero que puede aún enriquecerse con obras notables lo prueba la que acaba de publicar Fernando López de Rego: Teresa de Calcuta. La persona.

Una aproximación valiosa porque, sin pretensión hagiográfica alguna, permite que la elocuencia intrínseca de los dichos y acciones de Agnes Gonxha Bojaxhiu proclame más su santidad que su misma valoración, en cualquier caso ya dictaminada por la Santa Sede al elevarla a los altares en 2003, pendiente ahora del proceso de canonización.

Y valiosa asimismo porque deja al lector un retrato muy verosímil de su protagonista, “la Teresa persona”, objeto de búsqueda que confiesa el autor: “Una persona que dejó en vida una huella muy fuera de lo corriente y que provocó unas ondas de tal magnitud que, tras su muerte, siguen expandiéndose por prácticamente todos los países del mundo”.

El libro de Fernando López de Rego aporta, además de su visión general de la Madre Teresa, nueve testimonios específicos sobre ella con algún dato inédito.

Además, López de Rego (abogado experto en derecho europeo y conocedor y enamorado de la India) ha entrevistado, para conocerla mejor, a nueve personas con mucho que decir sobre ella, y cuyos testimonios son una aportación sustanciosa de este volumen: Henry D´Souza, arzobispo emérito de Calcuta; Sunita Kumar, su amiga y portavoz hindú; Alfred Woodward, el cardiólogo que certificó su muerte, quien durante años se ha resistido a hablar de Madre Teresa; Anges Maity, su primera niña de las chabolas; un hermano misionero de la Caridad en Calcuta; Sajeda Khatoon, su vecina musulmana; Sor Gertrude, la segunda que la siguió; Lakshmi, Mongol, Jacob Das, Anil, Kalloo y Philip, sus huerfanitos; y Sor María Ruah, una doctora europea en la leprosería de Shantinagar y única de este elenco que no la conoció personalmente.

En las páginas de Teresa de Calcuta. La persona pueden espigarse multitud de anécdotas que protagonizó, en ocasiones más útiles que mil discursos para dibujar un carácter o la naturaleza de una misión. He aquí diez de ellas.

1. La alegría de dar

En cierta ocasión, Madre Teresa supo de una familia hindú con ocho hijos que no tenía nada para comer. Cogió un poco de arroz y se lo llevó; los ojos de los niños brillaban de hambre. Su madre cogió el arroz, lo dividió y salió a la calle con la mitad del recibido. Cuando regresó y Madre Teresa le preguntó qué había hecho, contestó simplemente: “Ellos también tienen hambre”. “Ellos” era una familia musulmana vecina. Madre Teresa comentó luego: “Aquella noche no les di más arroz, pues quería que ellos también pudiesen disfrutar de la alegría de dar“.

2. La caridad, por encima del Papa

El 29 de noviembre de 1964, Madre Teresa estaba invitada a la ceremonia de apertura del XXXVIII Congreso Eucarístico Internacional, presidida por Pablo VI en Bombay. Pero de camino al acto, vio a dos moribundos junto a un árbol, marido y mujer. Se detuvo con ellos hasta que él murió en sus brazos. Entonces la religiosa cargó en hombros a la esposa y la llevó a un centro de su congregación. Para entonces, la ceremonia ya había concluido

3. Un premio mayor que un millón de dólares

Cuando un periodista norteamericano la vio atendiendo a un enfermo con heridas hediondas, le dijo que él no haría eso ni por un millón de dólares. “Por un millón de dólares tampoco lo haría yo“, respondió Madre Teresa.

Aclaraciones para los hermanos separados: Los católicos y la Virgen María

Tomado de Aciprensa

¿Por qué los católicos adoran a María? Solamente se debe adorar a Dios.

guadalupePrimero que nada, hay que decir que los católicos no adoramos a la Virgen María. El culto que le profesamos no es adoración, puesto que ésta corresponde únicamente a Dios. Los católicos veneramos a Santa María, porque Ella es la mujer a quien Dios escogió para que fuera la Madre de Cristo. Es decir, María no es una persona cualquiera, es la Madre del mismo Dios. Recordemos el pasaje de la visitación:

“Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno. »” (Lc 1, 41-42)

Isabel llama a María “Bendita tú entre las mujeres”, y la llama de este modo por inspiración del Espíritu Santo, del cual se llena luego de escuchar el saludo de María. Y la Virgen misma dice en los siguientes versículos:

“Y dijo María: «Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador, porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada.” (Lc 1, 46-48)

María es bienaventurada por el hecho de haber sido escogida por Dios para llevar al Salvador en su seno, y por ello los católicos la hemos llamado así durante “todas las generaciones”. El respeto y veneración que le profesamos los católicos a la Santísima Virgen tiene, por lo tanto, bases bíblicas sólidas.

María no es madre de Dios, es solamente madre de Cristo. No puede ser madre de Dios porque Dios es infinito y eterno, y María no.