Todas las religiones son iguales: falso, idiota y blasfemo

Tomado de Infocatolica

religionesEl estudio de otras religiones puede llevarnos al conocimiento de grandes tesoros espirituales, ya que lo verdadero en cada una de las religiones proviene en algún modo de Dios. Ello lleva a mucha gente, tanto más si tenemos en cuenta el relativismo imperante a afirmar que todas las religiones son iguales, y no sólo esto, sino que ésta es la única postura pacífica, tolerante y democrática

Mateo 16,13-20 es un trozo muy conocido del evangelio de San Mateo. En él Jesús, tras preguntar a los apóstoles «¿quién dice la gente que soy yo?, tras sus respuestas vuelve a preguntarles: «¿Y vosotros, quién decís que soy yo?» a lo que Pedro contesta: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo», lo que hace que Jesús le diga. «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos». Con estas frases fundamenta su Iglesia, la única que Él funda, sobre el fundamento de Pedro y sus sucesores y nos da en el Papado y en la apostolicidad una señal clara para que podamos distinguir la Iglesia fundada por Jesucristo de las demás Iglesias.

Inmaculada Concepción de Santa María Virgen

Solemnidad

Texto tomado del libro Hablar con Dios.

inmaculada– La Virgen en el misterio de Cristo.
– Su plenitud de gracia recibida en el instante de su Concepción Inmaculada.
– Para imitar a la Virgen es necesario tratarla. Devociones.
1. Desbordo de gozo con el Señor y me alegro con mi Dios; porque me ha vestido un traje de gala y me ha envuelto en un manto de triunfo, como novia que se adorna con sus joyas [1]. Son palabras que la Liturgia pone en labios de Nuestra Señora en esta Solemnidad, y expresan el cumplimiento de la antigua profecía de Isaías.
Todo cuanto de hermoso y bello se puede decir de una criatura, se lo cantamos hoy a nuestra Madre del Cielo. “Exulte hoy toda la creación y se estremezca de gozo la naturaleza. Alégrese el cielo en las alturas y las nubes esparzan la justicia. Destilen los montes dulzura de miel y júbilo las colinas, porque el Señor ha tenido misericordia de su pueblo y nos ha suscitado un poderoso salvador en la casa de David su siervo, es decir, en esta inmaculadísima y purísima Virgen, por quien llega la salud y la esperanza a los pueblos” [2], canta un antiguo Padre de la Iglesia.
La Trinidad Santa, queriendo salvar a la humanidad, determinó la elección de María para Madre de] Hijo de Dios hecho Hombre. Más aún: quiso Dios que María fuera unida con un solo vínculo indisoluble, no sólo al nacimiento humano y terrenal del Verbo, sino también a toda la obra de la Redención que Él llevaría a cabo. En el plan salvífico de Dios, María está siempre unida a Jesús, perfecto Dios y hombre perfecto, Mediador único y Redentor del género humano. “Fue predestinada desde toda la eternidad como Madre de Dios juntamente con la Encarnación del Verbo, por disposición de la Divina Providencia” [3].

¿Ha dicho el Papa que se salvarán “todos”?

Tomado de Infocatolica papa

Una nueva catequesis del Papa ha revolucionado las redes sociales y los medios de comunicación y se encuentran por doquier católicos perplejos. -Unos han entendido que el Papa ha dicho que el cielo no es un lugar sino un estado. -Otros andan diciendo que ha caído en herejía al negar la doctrina católica del infierno, afirmando que absolutamente todas las personas se salvarán. Le acusan de origenismo o universalismo. Aunque no es mi costumbre andar justificando todo lo que el Santo Padre dice y hace, otra vez quiero abordar el tema porque me molesta que estas personas, por causa de una comprensión mediocre, y sin la más mínima prudencia, se lancen a arremeter contra el Papa cayendo en juicio temerario  y calumnia. Puede leer la catequesis completa aquí: El fragmento que ha causado escándalo es este:

“He aquí la meta a la cual aspira la Iglesia: es como dice la Biblia la “Jerusalén nueva”, el “Paraíso”. Más que de un lugar, se trata de un “estado” del alma, en el cual nuestras expectativas más profundas serán cumplidas de manera superabundante y nuestro ser, como criaturas y como hijos de Dios, alcanzará la plena maduración. ¡Seremos finalmente revestidos de la alegría, de la paz y del amor de Dios en modo completo, sin más ningún límite, y estaremos cara a cara con Él! ¡Es bello pensar esto! Pensar en el cielo. Todos nosotros nos encontraremos allí. Todos, todos, allí, todos. Es bello. ¡Da fuerza al alma!”

¿Cuál es el significado de los colores litúrgicos en la Misa?

Catequesis para toda la famila

Tomado de Zenit.org

MADRID, 28 de noviembre de 2014 (Zenit.org) – Por Xhonane Olivas

eucaristiaEn el lugar en donde vivimos, hay una gran afición por el equipo de futbol local. En la temporada de juegos, sus colores oficiales (negro y amarillo oro) se ven por todos lados, incluso, muchas personas se visten con esos colores para mostrar su apoyo al equipo. Y así como este ejemplo, podemos mencionar otros, en donde el uso del color nos indica algo importante, nos da un mensaje o nos enfatiza un significado especial.

De igual manera, nuestra Iglesia utiliza diferentes colores para cada uno de los misterios de nuestro Señor Jesús, de María y los santos alrededor del año litúrgico para ayudarnos a comprender algo. El uso de estos colores “litúrgicos” es una ayuda visual magnífica que nos da un mensaje y nos invita a entrar al misterio que se está celebrando en la Santa Misa.

Y ¿cuáles son los colores litúrgicos que utiliza nuestra Iglesia? ¿Cuál es su significado? Los principales colores son el morado, el blanco y el verde, pero también se utiliza el rojo y el rosa, para ciertos días. Este es su significado:

Blanco – “para el tiempo de Pascua y Navidad, para las fiestas del Señor, de María, de los ángeles y de los santos no mártires”, también para el sacramento del Bautismo, Comunión, Matrimonio y el Orden Sacerdotal. Simboliza “luz, lo divino, gozo, pureza, gloria, gracia”.

Qué se entiende por laicos

Tomado de CONSTITUCION DOGMATICA “LUMEN GENTIUM” SOBRE LA IGLESIA

31 Por el nombre de laicos se entiende aquí todos los fieles cristianos, a excepción de los miembros que han recibido un orden sagrado y los que están en estado religioso reconocido por la Iglesia, es decir, los fieles cristianos que, por estar incorporados a Cristo mediante el bautismo, constituidos en Pueblo de Dios y hechos partícipes a su manera de la función sacerdotal, profética y real de Jesucristo, ejercen, por su parte, la misión de todo el pueblo cristiano en la Iglesia y en el mundo
El carácter secular es propio y peculiar de los laicos. Los que recibieron el orden sagrado, aunque algunas veces pueden tratar asuntos seculares, incluso ejerciendo una profesión secular, están ordenados principal y directamente al sagrado ministerio, por razón de su vocación particular, en tanto que los religiosos, por su estado, dan un preclaro y eximio testimonio de que el mundo no puede ser transfigurado ni ofrecido a Dios sin el espíritu de las bienaventuranzas. A los laicos pertenece por propia vocación buscar el reino de Dios tratando y ordenando, según Dios, los asuntos temporales. Viven en el siglo, es decir, en todas y a cada una de las actividades y profesiones, así como en las condiciones ordinarias de la vida familiar y social con las que su existencia está como entretejida. Allí están llamados por Dios a cumplir su propio cometido, guiándose por el espíritu evangélico, de modo que, igual que la levadura, contribuyan desde dentro a la santificación del mundo y de este modo descubran a Cristo a los demás, brillando, ante todo, con el testimonio de su vida, fe, esperanza y caridad. A ellos, muy en especial, corresponde iluminar y organizar todos los asuntos temporales a los que están estrechamente vinculados, de tal manera que se realicen continuamente según el espíritu de Jesucristo y se desarrollen y sean para la gloria del Creador y del Redentor