¿Jesús volverá para juzgarnos?

Tomado de es.la-croix.com

¿Qué sucederá al final de los tiempos? ¿Será algo terrible? Para saber más sobre la vuelta de Cristo el día del juicio final.

Esta afirmación del “juicio final”, en ocasión de la vuelta de Cristo, de su “parusía” (es decir, de su vuelta al fin de los tiempos) fascinaba a los primeros cristianos, que esperaban un inminente fin del mundo.

Aunque Jesús les había advertido: “Velad, porque no sabéis el día ni la hora” (Mateo 25, 13). Los textos bíblicos lo evocan de manera muy imaginativa, bastante aterradora, sobre todo a través de Mt 24 y Mt 25. Se puede comprender que será del mundo lo que ha sido de la persona de Jesús: el fin de los tiempos estará precedido por una muerte dolorosa. Sin embargo, Jesús no ha venido para juzgar, sino para salvar (Juan 3, 17). …Continue reading

¿Qué es un milagro?

Tomado de es.la-croix.com

En la Escritura se habla a menudo de milagros. ¿Para qué sirven? ¿Son todavía actuales? Patrick Sbalchiero, historiador, autor del Dictionnaire des miracles et de l’extraordinaire chrétien (Fayard), nos da más detalles.

Por Sophie de Villeneuve.

¿Quién hace milagros? ¿Y qué se entiende exactamente por milagro?

Patrick Sbalchiero: La definición de la palabra ha cambiado un poco a lo largo de la historia. El milagro, desde el punto de vista de los creyentes, es un signo de Dios, revestido de un prodigio material, tangible, como una curación milagrosa, estigmas, etc. Yo añadiría que se trata de un prodigio que ninguna explicación natural puede explicar.

¿Ni la medicina, ni la psicología?

P. S.: Nada. Ninguna ciencia «pura», ninguna ciencia «humana» lo puede explicar, y si permanecemos en el ámbito de la fe, se puede hablar de milagro.

¿Es algo que se da a menudo?

P. S.: Es algo que, para los fieles, se da a menudo, o al menos los fieles piensan que se da a menudo. Desde el punto de vista de la Iglesia, es más raro. …Continue reading

¿Qué pecados no serán perdonados?

Tomado de es.la-croix.com

Todo es perdonado. Sin embargo, el hombre es libre de aceptar o no este perdón. La respuesta de Jacques Nieuviarts, asuncionista y biblista, a la pregunta de una internauta.

La Biblia dice con fuerza, y de principio al fin, que Dios tiene horror al mal. Y esto es reconfortante para nosotros, porque en lo más profundo de nuestro corazón aspiramos a la justicia. También es bueno para nosotros, y esclarecedor, que la Biblia increpe con fuerza el mal, llamando a hacer el bien. Así, muchas páginas pueden hablar eventualmente de la cólera de Dios, como si fuera necesario gritar esta aversión por el mal para llamar al hombre al bien, y al pecador a vivir.

Entrañas de madre

Ante esto, la Biblia también tiene palabras muy hermosas para hablar de la piedad de Dios, no como de un sentimiento de condescendencia para con el hombre, lo que la palabra piedad nos evoca a menudo, sino como la mayor preocupación de Dios, su viva preocupación por la humanidad que ama.

Para decir esto, la Biblia, tanto en griego como en hebreo, dice que Dios lo siente en sus entrañas, que le duelen las entrañas por ese pueblo, que le afecta en lo más profundo, pues se preocupa por él. Este es el Dios del perdón, del perdón incansable, que “no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta”, y que le llama incansablemente. …Continue reading

¿Qué hay que pedir a los santos?

Tomado de es.la-croix.com

Todos necesitamos consuelo o ayuda. Los santos que han conocido las mismas dificultades que nosotros están a nuestro lado, se relacionan con nosotros, escuchándonos.

Quien no ha pedido con fervor a Santa Rita que cure a un amigo, a un niño enfermo, o a Teresa de Lisieux que encuentre un empleo o aprobar un examen.

Desde siempre los cristianos han recurrido a estos personajes tutelares que pueblan nuestra historia y la de la Iglesia. Han realizado en sus tiempos cosas muy ordinarias, y a veces han sido gratificados con fenómenos extraordinarios. Los santos forman parte de la vida de todos los hombres.

Genoveva ha salvado París, Martín ha compartido su manto, Vicente de Paul ha acogido niños abandonados. Son nuestros santos patrones, nuestros protectores, esos a los que cada uno se vuelve cuando todo va mal. Parece que son más accesibles que Dios, que a veces parece impresionante y lejano. Los santos son sus mejores amigos. Su vida se ha desarrollado bajo su mirada. Volverse hacia ellos es, pues, volverse hacia quienes le han amado apasionadamente y a quien ayudan a descubrir. …Continue reading

Guerra: ¿en qué condiciones recurrir a medios militares?

Tomado de es.la-croix.com

Para recurrir a medios militares es necesario lo que tradicionalmente se llama una “justa causa”. Los textos recientes del magisterio no mencionan más que tres.

1) La “legítima defensa” contra una agresión armada. “Una vez agotados todos los recursos pacíficos de la diplomacia, no se podrá negar el derecho de legítima defensa a los gobiernos… Pero una cosa es utilizar la fuerza militar para defenderse con justicia y otra muy distinta querer someter a otras naciones” (Vaticano II, Gaudium et spes, 79, 4).

2) La intervención para socorrer a un pueblo agredido. Juan Pablo II evoca el caso en estos términos: “Evidentemente, cuando la población civil corre peligro de sucumbir ante el ataque de un agresor injusto y los esfuerzos políticos y los instrumentos de defensa no violenta no han valido para nada, es legítimo, e incluso obligado, emprender iniciativas concretas para desarmar al agresor” (Mensaje para el 1 de enero de 2000).

3) El caso de la rebelión armada de un pueblo oprimido por una “tiranía evidente y prolongada que atentase gravemente a los derechos fundamentales de la persona y dañase peligrosamente el bien común del país” (Pablo VI, Populorum progressio, 31). Esta hipótesis se evoca solamente por inciso, en una frase que preconiza la resistencia a los opresores por medios diferentes a los militares. …Continue reading